|
La vacuna se aplica a animales mayores a un mes de edad y en caso de re-vacunación, será a los tres meses. (Novedades Yucatán)
La vacuna se aplica a animales mayores a un mes de edad y en caso de re-vacunación, será a los tres meses. (Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yuc.- Para impulsar la vacunación antirrábica, la Secretaría de Salud (SSY) activó 63 módulos de aplicación en la capital yucateca y 23 en el interior del Estado, para procurar el cuidado de las mascotas y la salud de las familias. 

Estos 86 puntos en total ponen al alcance la vacuna antirrábica de manera gratuita, la cual es de alta calidad y mantiene una protección de al menos un año. 

Es importante localizar el puesto más cercano en el sitio web de la SSY, en redes sociales o al número 999 930 30 50, extensiones 45072, 45073 y 45209. 

Explicó que, una vez localizado el espacio, se debe agendar la cita vía telefónica e ir puntualmente el día y hora seleccionados. 

 

La dosis se aplica de manera anual, incluso a hembras gestantes o lactantes. (Novedades Yucatán)

 

Sólo podrá acudir una persona y es fundamental cumplir con todos los protocolos de higiene, como el uso del cubrebocas y el gel antibacterial, además de llevar a la mascota con correa, jaula o cualquier otro medio para controlarla y, en caso de tener, con su cartilla. 

La vacuna se aplica a animales mayores a un mes de edad y en caso de re-vacunación, será a los tres meses. 

La dosis se aplica de manera anual, incluso a hembras gestantes o lactantes, pero no a especímenes enfermos o con algún otro tratamiento. 

Si el animal está en celo, es vital analizar la pertinencia de llevarlo, pues podría ocasionar peleas con otras mascotas dentro del establecimiento. 

No deben llevar al proceso mascotas que presenten fiebre, tos, falta de aliento o estén en contacto con un caso positivo de Covid-19.

Cooperación voluntaria

Las personas que atienden en los módulos lo hacen de manera filantrópica, en los días y horarios que más les convengan, ninguno recibe financiamiento por parte de la SSY, pues la dependencia sólo aporta las vacunas antirrábicas y jeringas con aguja para su aplicación.

Se cuenta con la participación de clínicas, hospitales, colegios y asociaciones veterinarias, además de ayuntamientos y organizaciones no gubernamentales, con el objetivo de interrumpir la circulación del virus en perros y gatos.