|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Diariamente nos desayunamos con las noticias de la prensa escrita, radio y televisión, algunas son muy ilustrativas y alentadoras, como por ejemplo, el hecho de que se le dio mayor cabida al género femenino en la contienda electoral y en varios estados de la república llevan las riendas que cambiarán la imagen del mal entendido machismo mexicano.

Su condición frente al hombre ha cambiado, han demostrado que tienen un elevado sentido de responsabilidad, lo que constituye un capítulo trascendental porque han saltado a la palestra, se han manifestado en defensa de sus compañeras marginadas como lo son: las obreras y las campesinas que laboran incesantemente de sol a sol, para ganarse un miserable sueldo, etc. Se han revelado por una sociedad regida fundamentalmente en la tabla del valor patriótico, encaminado a lograr los ideales humanos, los eternos ideales humanos: la justicia, el bien común, la verdad y la belleza, es decir, la esencia de la vida.

Respecto al controvertido tema del aborto, sabemos que en los estados de Oaxaca, Hidalgo, Veracruz y el Estado de México, se despenalizó, y en las otras entidades todavía es sancionado como un delito, pensamos que no debemos olvidar que las decisiones les corresponden directamente a los involucrados en la procreación: la pareja humana.

Por otra parte, en este México aún corrupto, la ciudadanía hace cruces por el comportamiento de los políticos de todos los colores que con todo el descaro se burlan de la confianza del pueblo que los eligió, al hacer nefastos negocios que les reditúan ganancias estratosféricas, dañando la imagen de la tierra que los vio nacer ante la opinión mundial, además de que sangran la economía de la nación.

Ojalá que el influyentísimo no sea factor para solaparlos; muy por el contrario, ameritan ser juzgados y si es necesario enfrentar la cárcel. Todo aquel que cometa un acto de corrupción debe recibir castigo, ya que es injusto que cometan estos actos contra el patrimonio del pueblo.

Esperamos que no suceda que después de tanta alharaca, archiven las denuncias quedando en libertad estos personajes, dándose la vida de reyes, mientras la comunidad se ahoga en su dolorosa miseria.

“Alí Babá y los 40 ladrones” se quedan cortos ante estos desleales perversos antipatriotas

Cargando siguiente noticia