24 de Agosto de 2019

Mérida

Operación a corazón abierto, le salva la vida a dos menores

Las dos menores que fueron operadas, desde muy pequeñas sufrían problemas del corazón.

Las menores ya no corren peligro gracias a la operación.(Foto: Novedades Yucatán)
Las menores ya no corren peligro gracias a la operación.(Foto: Novedades Yucatán)
Compartir en Facebook Operación a corazón abierto, le salva la vida a dos menoresCompartir en Twiiter Operación a corazón abierto, le salva la vida a dos menores

José Salazar/Mérida
Dos niñas que nacieron con cardiopatías congénitas fueron sometidas recientemente a complejas cirugías a corazón abierto en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy), lo cual permitió salvarles la vida.

Las cirugías fueron realizadas por Óscar Jesús Gutiérrez Camarena, cirujano pediatra cardio-torácico, quien explicó acerca de los problemas del corazón de las menores y los detalles de las intervenciones.

“En el primer caso, Jennifer (de cuatro años de edad) presenta tetragología de Fallot, que consiste en cuatro alteraciones en el corazón que son un estrechamiento en la salida de la sangre del ventrículo derecho hacia el vaso sanguíneo que lleva sangre a los pulmones; la segunda es una hipertrofia del ventrículo derecho, que es un engrosamiento de este músculo, también tenía una comunicación entre ambos ventrículos (lo cual no es normal) y finalmente, un “cabalgamiento” de la aorta sobre la comunicación interventricular”, explicó.

El médico, con especialidad en Pediatría, Cirugía Pediátrica y Cirugía Cardiotorácica Pediátrica, dijo que la paciente presentaba una coloración “azul” y al llegar al hospital se le valoró y una vez con el diagnóstico, se decidió a intervenirla quirúrgicamente.

“Es un procedimiento total, en el mismo procedimiento que es a corazón abierto se corrigen las cuatro alteraciones.

Lo que sigue es mantener al paciente bajo vigilancia por parte de Cardiología para supervisar que su corazón se vaya adaptando a las exigencias de su desarrollo”, detalló Gutiérrez Camarena.

“Son cirugías que son complejas que requieren de un gran equipo de especialistas desde el diagnóstico, anestesia, cirugía y de terapia posquirúrgica. Si bien estas cirugías son delicadas, las realizamos aquí en la Península de Yucatán.

Tienen una duración aproximada de cuatro horas. En el caso de Jennifer, salió despierta de la cirugía, estuvo menos de una semana con nosotros y se pudo ir a pronto a casa”.

En el otro caso, Jeannete Montserrat llegó al hospital con cinco días de vida con una transposición de grandes arterias, que se presenta cuando la aorta se conecta al ventrículo derecho y la arteria pulmonar al ventrículo izquierdo (lo contrario de la anatomía de un corazón normal).

“Estos pacientes se ponen mal desde el nacimiento. Por medio de una cirugía a corazón abierto revisamos los vasos sanguíneos, los seccionamos de su salida normal y los cambiamos de lugar de manera que dejamos la aorta saliendo del ventrículo izquierdo y la pulmonar del ventrículo derecho. Además, tenemos que mover las arterias coronarias.

Trabajar con vasos muy pequeños (de dos milímetros aproximadamente) es muy complejo y si la anatomía no es adecuada, puede ocasionar complicaciones.

En el caso de Montserrat, la anatomía permitió hacer el procedimiento de manera adecuada, se pudo progresar pronto y se fue a casa luego de ocho días en recuperación”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name