|

Mientras la sequía está a todo lo que da en este abril, que es un mes, junto con el de mayo, en donde se presenta la peor parte de la temporada sin lluvias, que se acabará este año seguramente a fines del mes próximo, cuando caigan las primeras, y las precipitaciones se normalicen a principios de junio, el tiempo no se detiene y menos el atmosférico y su evolución, de modo que ya estamos a menos de dos meses de la temporada de ciclones tropicales 2020.

La Universidad Estatal de Colorado, E.U., dio a conocer el día 2 de este mes su primer pronóstico de la presente temporada para el océano Atlántico, golfo de México y mar Caribe, zona a la que pertenece la península de Yucatán, a través del proyecto meteorológico que encabeza el Dr. Philip Klozbacht tras la muerte del Dr. William Gray, a quien se le conocía como el gurú de los huracanes, ya que sus pronósticos siempre acertaban en un 80% o más.

Para este año, el Dr. Klozbacht y colaboradores han dicho que se vaticina una temporada activa de ciclones tropicales y su primer pronóstico -de cuatro que emitirán durante la temporada- es de la formación de 16 de esos fenómenos con nombre, de los cuales se espera que 8 sean tormentas tropicales, 4 huracanes moderados (categoría 1 y 2 de la escala Saffir-Simpson) y 4 intensos (categoría 3, 4 y 5). Ellos han basado sus pronósticos en observaciones y estudios realizados tanto del comportamiento de la atmósfera como de las corrientes oceánicas, determinado que las aguas de la cuenca del Atlántico, golfo de México y mar Caribe están con temperaturas por encima del promedio (más calientes) y también se considera la posible aparición de La Niña en el próximo verano, fenómeno que favorece la formación de ciclones tropicales debido a que los vientos cortantes -también conocidos como de cizalladura- disminuyen y eso propicia que se formen esos fenómenos.

Los nombres que para esta temporada la Organización Meteorológica ha asignado son: Arthur, Bertha, Cristóbal, Dolly, Edward, Fay, Gonzalo, Hanna, Isaías, Josephine, Kyle, Marco, Nana, Omar, Paulette, René, Sally, Teddy, Vicky y Wilfred.

Cabe recordar que la península y en especial el estado de Yucatán tienen ya bastante rato -prácticamente una generación- que no han sido afectados por ningún huracán intenso, ya que el ultimo en Yucatán fue Isidore en 2002 (hace ya 18 años) y en la península Dean, en 2007 (hace 13 años), y los promedios de afectación son para la entidad de 9 a 10 años y para la península de 5 a 7 años, de modo que ya se recontra pasó la media. Hasta ahora no existe ninguna explicación científica de que no hayamos sido afectados; lo único es el factor suerte que nos ha acompañado en todos estos años, pero eso algún día puede acabarse, por lo que hay que mantener en alto la cultura de la prevención que ya tenemos contra los ciclones tropicales.