|

El Transcriptor luce una espléndida chamarra, que no proviene de “Impulso Escolar”, aclara, y bebe su espresso doble, agarra su estilográfica, y está listo para coger dictado de su amada La Columna Viernes Cultural, quien aposenta sus traseras y monumentales curvas gemelas, y prescribe:

Querido Santa: Espero la estés pasando muy bien, yo me porté requete bien este año que finaliza, por lo que creo ser merecedora de tus atenciones y siguientes regalitos (antes de empezar te dejo en el arbolito unos globitos y bizcochitos para que sea leve tu paseo por el mundo):

1. En primer lugar, para el “jefe de jefes”: Deseo le regales unos cuantos viajecitos al extranjero en 2020. Si en este año realizó una docena de excursiones, quiero que ahora las duplique o triplique, cuando menos. Pero que ya no vaya a Cuba, Puerto Rico, Corea, Japón, Polonia, España, Francia, Alemania ni Estados Unidos; el mundo es ancho y no se agota en esos países. Que se dé una vueltecita, por ejemplo, a Tumbuctú o Aruba, Kiribati o a la República de Nauru.

2. Para la administradora y financiera, un aumento en el consumo de la corriente eléctrica, que todos los yucatecos “prendan” todas sus luces y reflectores, de adentro y de afuera de sus hogares, por razones de seguridad (no hay que confiarse de que el jefe policiaco es uno de los mejores del país), y así paguen más por el nuevo y genial Derecho por la Infraestructura Tecnológica en Materia de Seguridad Pública. Otro: que también duerman en los maravillosos hoteles de la entidad, y colaboren con el impuesto al hospedaje. Recuerden que las arcas estatales se los agradecerán.

3. Para la que cuida la gobernanza: Que los manifestantes que se instalan enfrente de Palacio se cuiden, porque en el presupuesto de 2021 habría un derecho de piso. Que empiecen a juntar su lanita.

4. Para la educadora, que se abran más plazas (shopping mall o shopping center), para que los maestros yucatecos vayan a disfrutarlas en sus días ede asueto, ya que plazas docentes no habrá para todos, dado que primero las ocuparán los normalistas, con pase automático, y los demás tendrán que consolarse escuchando: “¡Lástima, Margarito!”.

5. Para la turistera, que haga al menos un viajecito al extranjero, pobrecita, recuerda que si se queda aquí no habría promoción turística. Igual que use su imaginación para organizar otros festivales, en desagravio por el cancelado de la trova. Se le sugieren dos “magnos”: festival de la kimbomba (con participación estelar del otro gobernador), o festival de juegos caseros (por ejemplo, “turista mundial”, así vendrían millones, aunque sea de mentirillas).

Posdata. ¡Ah! Olvidé, una alcancía de cochinito para el “jefe de jefes”, para que guarde los ahorros gubernamentales que pretende desde el inicio de su administración (pero que no lo vaya a pellizcar u ordeñar por cualquier tentación de gasto).

Felicidades, Querido Santa. Hasta el próximo año. Te quiere La Columna Viernes Cultural (dice mi querido de los viernes que él también).

De nada… Saludos…