Breve historia de las vacunas

Víctor M. García de la Hoz: Breve historia de las vacunas

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Por: Víctor M. García de la Hoz
Hoy hay un gran revuelo mundial por las vacunas contra el Covid-19 y sus variantes, por ello, decidí hacer una corta reseña del nacimiento de las mismas.

Se dice que desde el siglo VII d.C. algunos monjes budistas en la India ingerían veneno diluido de serpiente con la finalidad de ser inmunes a los efectos de una mordedura. También se cuenta que en el siglo X, el pueblo chino acostumbraba ahumar las pústulas de un enfermo de viruela con el fin de disminuir su agresividad.

Ya en el siglo XVI, el mundo estaba azotado por la viruela vacuna (sí, de las vacas) pero había también humanos que se contagiaban y, en la mayoría de los casos, fallecían. Una aristócrata escocesa -Lady Wortley- supo de un método consistente en hacer incisiones en la piel a una persona que nunca hubiera contraído la enfermedad, y aplicarle el líquido de una pústula de viruela de otra persona levemente enferma. Ella decidió aplicar este método a su propia hija de dos años de edad con la asistencia del doctor Charles Maitland. De forma similar, el agricultor Inglés Benjamin Jesty, en 1774 inoculó a su esposa y a sus dos hijos pequeños para protegerlos de la infección de viruela (humana) vacunádolos con extractos de las pústulas de viruela bovina. Todos los“pacientes”enfermaron levemente y se recuperaron.

Por tratarse de trabajos no documentados, no tuvieron eco dentro de la comunidad médica hasta que Edward Jenner, un cirujano recién graduado con solo 21 años de edad, ató cabos y decidió inocular a una persona sana con la viruela de las vacas para conferirle inmunidad frente a la peligrosa epidemia humana. El primer “voluntario” fue un niño de ocho años llamado James Phipps.

Bajo registro médico, se había aplicado la verdadera primera vacuna de la historia. El 1 de julio de 1796, Jenner inyectó al niño material extraído de enfermos graves y no hubo reacción alguna; el niño era ahora inmune a la viruela. Había nacido el proceso de vacunación.

Por cierto, interesante es notar que el nombre “vacuna” procede de la viruela bovina (“Cow Pox” en Inglaterra). El término proviene de la raíz latina vacca (vaca), y/o de la palabra latina vaccinia, que significa “viruela de vaca”

Cargando siguiente noticia