15 de Septiembre de 2019

Opinion

Otra vez a la final, por quinto año consecutivo

Recta, curva y slider, columna de Eddie Baeza

Compartir en Facebook Otra vez a la final, por quinto año consecutivoCompartir en Twiiter Otra vez a la final, por quinto año consecutivo

Que tal amigos de Novedades Yucatán, me da mucha gusto saludarlos. Nos topamos con una semana extraña para la afición yucateca en esta postemporada 2019 de la LMB, porque los Leones de Yucatán no tendrán actividad, en espera del inicio de la Serie de Campeonato de la Zona Sur. Yucatán se ha convertido en el primer equipo en calificar a una serie de campeonato. Ha eliminado en cinco juegos a los Guerreros de Oaxaca y eso significa que tendremos a un nuevo monarca de la zona sur.

Los melenudos buscan serlo para acceder a la Serie del Rey, tal como lo hicieron en el campeonato Primavera del año pasado. Los Leones están ya instalados en la final sureña por quinto año consecutivo y están a la espera de su rival pues aún no se define al ganador entre la semifinal entre Diablos Rojos del México y Tigres de Quintana Roo. Si los triunfadores resultan ser los escarlatas entonces la SCZS empezará en la Ciudad de México el próximo sábado 14. Si los Tigres vencen a los Diablos, entonces ese mismo sábado la batalla comenzará en el Kukulcán.

Al momento la serie va a favor de Diablos y esta noche se juega el sexto encuentro en la capital. Analizando al equipo melenudo en su serie de playoffs, se llega a la conclusión de que su pitcheo fue la pieza clave de su calificación a la siguiente ronda. Después de un primer juego lleno de tensión por una salida inestable de César Valdez y de una extraordinaria actuación de Alex Delgado, el relevo melenudo aguantó con eficacia el buen momento del bateo bélico y el bateo melenudo que estuvo apagado todo el partido esperó paciente alguna oportunidad. Ésta llegó en su último turno al bat aprovechando que el “as” cerrador de los Guerreros Miguel Socolovich no tuvo secretos y falló en su oportunidad de obtener el salvamento y de preservar el triunfo de su equipo. Ya sacudido después del jonrón de Xavier Scruggs que empató el juego en la novena, cometió un error clave que permitió a Yucatán arrebatar ese triunfo. Se asomó por primera vez en esta serie un factor que terminó siendo determinante: el “golpe psicológico”. Perder de esa manera lastimó emocionalmente a los bélicos y para el segundo juego se vieron apagados y superados.

Para su mala suerte, Yoanner Negrín los sepultó con una de sus mejores actuaciones de la temporada y Leones regresaban a casa con dos juegos de ventaja. Con todos los pronósticos a favor, Dustin Crenshaw buscaba el tercer triunfo el viernes pasado en el Kukulcán. Pero los Guerreros ya se habían recuperado del mal momento y lograron hacerle daño. Además, el experimentado Andrés Meza se vio sólido y lució en plan grande en la loma de los disparos para frenar las aspiraciones melenudas. Oaxaca se metía en la pelea, se metía en la serie. El día clave resultó ser el sábado pasado, cuando se disputó el cuarto juego. El duelo era entre José Samayoa e Irwin Delgado. Ambos abridores comenzaron bien su actuación y gozamos de un encuentro de “toma y daca” auténticamente. Pero Guerreros mantenía la ventaja conforme el partido avanzaba. Y en su última oportunidad al bat, fuimos testigos de una de las más grandes tragedias en el Kukulcán en toda su historia. Con un error inexplicable, Alex Valdez dejó caer la pelota en lo que parecía un out de rutina y que le iba a dar el juego a los bélicos para empatar la serie.

La euforia de los aficionados se mezcló con la frustración, la tristeza y el coraje de los jugadores visitantes que aún estaban incrédulos por lo que sucedió. Y es que muchos de ellos ya festejaban el triunfo. Ya de este otro “golpe psicológico” no se recuperaron y César Valdez los nulificó el domingo pasado con otra de sus acostumbradas magistrales actuaciones, con el apoyo de los relevos de Enrique Burgos y Josh Lueke.

En esta serie Burgos logró un Hold y una victoria como relevista preparador y Lueke obtuvo par de salvamentos en la serie y ambos siguen ganándose la total confianza del mánager melenudo Gerónimo Gil para darle la estocada final a los rivales cuando los Leones lleguen ganando en las últimas entradas. Sin embargo, los melenudos necesitan batear más. En la SCZS tendrán que depender menos de su pitcheo, porque contra Oaxaca la ofensiva se quedó corta y los melenudos pasaron muchos sustos, los cuales fueron aliviados más por errores y descuidos de los Guerreros que por sus propias herramientas y en lo que viene no sabemos si el béisbol le dará las mismas oportunidades a las fieras. Yo lo dudo sinceramente. Así que el bateo lo tendrán que mejorar mucho. Mientras tanto a descansar unos días, que pronto regresarán las emociones fuertes.
¡Les mando un fuerte abrazo!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name