Crecen expectativas en la producción agrícola

Los esquemas de apoyo estatal para los productores, la tecnificación para optimizar los tiempos de siembra-cosecha y la ampliación a nuevos mercados hacen pensar en un gran año
|
Durante 2019 se ejerció un presupuesto histórico al campo de más de 500 millones de pesos, reflejado en apoyos a familias. (Novedades Yucatán)
Durante 2019 se ejerció un presupuesto histórico al campo de más de 500 millones de pesos, reflejado en apoyos a familias. (Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- Para este 2020, las expectativas de Yucatán en el campo y la agricultura son altas, debido a los esquemas de apoyo que a nivel estatal se han implementado con los productores, así como por el avance en la tecnificación para optimizar los tiempos de siembra-cosecha y la ampliación a nuevos mercados, destacó la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno Estatal (Seder).

Cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) precisaron que al cierre de enero pasado, Yucatán tenía una superficie de nueve mil 450 hectáreas de cultivo de siembra, así como ocho mil 781 hectáreas cosechadas, que a su vez se reflejaban en 33 mil 267 toneladas de cultivos producidos.

Entre los productos que destacan se encuentran el maíz grano, la soya, los chiles verde y habanero, la calabaza, el pepino, el melón y la sandía, los cuales son cultivados por manos yucatecas de varias zonas de Mérida y el interior del Estado.

Sobre el tema, el director de Agricultura de la Seder, Manuel Bolio García, recordó que durante 2019 se ejerció un presupuesto histórico al campo de más de 500 millones de pesos, reflejado en apoyos a familias que se dedican cultivos tan diversos, como cítricos, mamey y henequén.

Además, refirió que el programa Peso a Peso respaldó a un importante número de mujeres y hombres, pues mientras en 2018 se ayudó a cerca de cinco mil personas, el año pasado alcanzó a más de 14 mil campesinos.

Agregó que con el pasado esquema de Concurrencia con las Entidades Federativas se entregaron 16 tractores y numerosos implementos para la agricultura, lo que abonará al crecimiento de las actividades agrícolas y pecuarias.

Remarcó que, por otra parte, estrategias de nueva creación, como mecanización de suelos agropecuarios, veterinario en tu rancho y los centros de producción de abejas reina, han registrado una buena respuesta.

El funcionario estatal destacó que gracias a la entrega en tiempo y forma de 170 toneladas de semillas de soya a productores del sur de la entidad, así como de maíz, se obtuvieron buenas cosechas el año pasado.

De acuerdo con los datos del SIAP, durante 2018 la superficie sembrada con henequén fue de nueve mil 218.51 hectáreas, por lo que ha habido un aumento significativo en la superficie cosechada, ya que ese año hubo unas seis mil 299, mientras que en 2019 se incrementó a siete mil 368, una diferencia de poco más de mil hectáreas.

En cuanto al rendimiento de la producción obtenida, en 2018, este rubro llegó a cinco mil 427 toneladas de fibra, a la vez que, en 2019, incrementó a seis mil 335, añadió el director de agricultura.

En 2018 se tuvo una siembra de mamey de 511 hectáreas, y en 2019, de 638, un avance de 127, que equivale a un 25 por ciento.

Se obtuvo mil 651 toneladas más que en 2018, que cerró con 11 mil 929, mientras que en 2019 fueron 13 mil 580.

En el caso del limón, la superficie sembrada en 2018 fue de cuatro mil 539 hectáreas, mientras que en 2019 fue de cuatro mil 261, debido a que, en algunas zonas, muchas plantas finalizaron su ciclo y tuvieron que ser renovadas.

Para dicho producto, la superficie cosechada en 2018 alcanzó tres mil 167 hectáreas, y en 2019, tres mil 645.

Otros datos para la entidad reportan que la superficie sembrada con naranja pasó de 11 mil 661 hectáreas en 2018, a 13 mil 163, en 2019; un aumento de mil 502.

En cuanto a toronja, la siembra pasó de 153 hectáreas en 2018, a 721 en 2019, es decir, 568 más, mientras que la mandarina pasó de una superficie sembrada en 2018 de 996 hectáreas, a 693 en 2019, una diferencia de 300. La producción pasó de siete mil 965 toneladas a 10 mil 229.

Basta recordar que aunque Yucatán aporta un 2.1 por ciento del total nacional de la producción agrícola, con cinco millones 530 mil 860 toneladas al año, las expectativas de crecimiento para los siguientes años son positivas, gracias a la mecanización del agrícola y la tecnificación en los cultivos.