12 de Noviembre de 2019

Opinion

Otra vez tras el rescate del campo

El Poder de la Pluma.

Compartir en Facebook Otra vez tras el rescate del campoCompartir en Twiiter Otra vez tras el rescate del campo

De regreso de Dzilam González a Mérida venimos escuchando la radio y en un espacio publicitario escuchamos un mensaje del gobierno federal que promueve un programa para “rescatar el campo”. ¿Otra vez el rescate del campo como zanahoria política?

Seguramente no le digo a usted nada nuevo cuando señalo que un gobierno tras otro nos han ofrecido –con presentación de programas inclusive– el rescate de la actividad agropecuaria. Una y otra vez lo ofrecen y una y otra vez empiezan y terminan los gobiernos sus períodos sin presentar logros definitivos y evidentes. Lo nuevo ahora es que un gobierno presuntamente diferente a los anteriores ofrece lo mismo resucitando como piedra angular de sus intenciones los llamados “precios de garantía”, cuya aplicación ya vimos en los años setentas y ochentas.

La utopía del rescate del campo interesa a todos, y si usted busca en internet es probable que encuentre un artículo firmado por Juan Pablo Mayorga que se publica con fecha del 27 de enero de este año en el sitio de la Asociación de Consumidores Orgánicos, en el que se apunta de entrada que “después de casi tres décadas de una política agrícola que convirtió a México en el mayor importador de maíz en el mundo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha prometido recuperar la autosuficiencia del principal grano mexicano”.

Entre otras cosas, el artículo subraya el papel que juega el maíz en la vida y producción de México, país que es su lugar de origen y donde más variedades se han generado para luego esparcirse al resto del mundo. Y pese a ello los mexicanos dependemos del extranjero para proveernos del tan básico alimento, del que en 2018 importamos 16 mil 500 millones de toneladas, 4 veces más que los 4 mil millones que compramos en 1990.

Ahora el presidente Andrés López afirma que los precios de garantía serán la piedra angular del programa con el que promete, ahora sí, tras décadas de promesas y fracasos, rescatar el campo, lo que implicaría romper el paradigma que advierte que ese tipo de precios prestablecidos son “una medida que desafía la racionalidad de los mercados”.

En nuestra opinión, si alguna vez el campo logra salir de la pobreza o la miseria tendría que ser a base de recordar lo que dice aquella sentencia gandhiana, de que lo importante no es regalar el pescado sino enseñar a pescar. Los hombres y las mujeres que viven en el medio rural tendrían que superar la actual y ya larga etapa de los “apoyos”, los regalos, el paternalismo, la subsidiariedad y “solidaridad”, y pasar mediante la educación –esa materia, ese derecho, que actualmente es rehén de grupos que solo ven por sus intereses– a un nuevo nivel de conocimientos, trabajo bien planeado y productividad.

Así las cosas, ¿cree usted que llegaremos a ver el rescate, o aún mejor, el desarrollo satisfactorio del campo mexicano?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name