Salvemos una vida: Educar con amor previene contra violencia de género

Lamentan ideas muy arraigadas debido a que históricamente se consideraba que la mujer tenía un papel inferior y de servicio hacia la figura masculina, lo que trascendió por generaciones

|
Jorge Barrera y la psicóloga Xóchitl Alcocer Mézquita, durante una emisión más del programa “Salvemos una Vida”. (Novedades Yucatán)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yucatán.- Temas como el machismo, el sexismo, la violencia de género y hasta el riesgoso cibersexo que en la actualidad practican algunos adolescentes, abordaron el conductor Jorge Barrera y la psicóloga Xóchitl Alcocer Mézquita, durante una emisión más del programa “Salvemos una Vida”, que se transmitió ayer a través de la estación radiofónica de AMOR 100.1.

Durante la emisión, la también especialista en psicoretapia infantil-juvenil abordó como temática general “El sexismo y la violencia de género y cómo educar para prevenir”, por lo que explicó que el sexismo es una forma de violencia, quien lo ejerce piensa que un sexo es inferior y no tiene las mismas capacidades que el otro sexo; generalmente pasa hacia el sexo femenino o a colectivos vulnerables.

Por otro lado, indicó que la violencia de género tiene que ver con hacer uso de poder para dañar de manera psicológica, emocional o física a un sexo que se considera más débil.

“Para empezar tenemos que saber que los sexos sí son diferentes, pero el serlo no significa desventaja, es muy importante que tengamos eso, nuestras diferencias nos hacen enriquecedores, los sexos se complementan, el hecho de que se considere físicamente más fuerte al hombre no hace que lo haga superior a la mujer”, recalcó.

Basándose en la historia, precisó que la violencia de género está muy arraigada porque históricamente se consideraba que la mujer tenía un papel inferior y de servicio hacia la figura masculina, lo que trascendió por generaciones y se extendió hacia los niños a quienes se les consideró menos importantes que otras figuras dentro de la familia.

Al abordar el tema de los micromachismos, dijo que son esas pequeñas conductas que se tienen en las que se considera a la mujer como una propiedad y se le da órdenes de cómo vivir, cómo vestir e incluso qué opinar.

Ante un comentario del anfitrión respecto a considerar a la mujer como una propiedad del hombre, la especialista invitada lamentó que en la actualidad los temas se han normalizado y permitido, por ejemplo, en el caso de una mujer que fue agredida sexualmente por la manera en cómo estaba vestida, se culpa primero a ella y no al agresor.

“Lo vemos como normal que tu pareja te diga cómo vestir y que incluso parte del sexismo es que si yo me vestí de una manera y alguien me agrede por ser mujer se me acusa a mí por cómo iba vestida y no al que me agredió, de esta manera invisibilizamos realmente a la persona que ejerce la violencia y miramos a la víctima y la culpabilizamos cayendo en un círculo vicioso del que es muy difícil salir”, recalcó.

Jorge Barrera aseguró que los hombres no tienen el derecho de hacer uso de la fuerza contra una mujer porque no son animales, no se manejan por instinto sino por razonamiento.

Agregó que el tema no es propio de los hombres, pues en la actualidad se observa que en las parejas de jóvenes adolescentes sobre todo, hay mujeres que hacen uso de la presión hacia sus parejas para que hagan lo que ellas quieren o que ejercen la violencia cibernética.

Por su parte, la psicóloga destacó que es muy común en los jóvenes el cibersexo pues están en una etapa de exploración sexual, pero no se dan cuenta de los riesgos implícitos de la práctica, dentro de ellos la exposición en redes sociales de imágenes íntimas que exponen a la víctima a más violencia, amenazas, malos comentarios, entre otros.

Xóchitl Alcocer aseguró que la adolescencia es una etapa hermosa, pero muy difícil, cada vez hay más padres interesados en el tema porque es un proceso durante el cual los jóvenes se enfrentan al sentido de pertenencia (en la que sienten mucha soledad por los cambios drásticos y los procesos de desarrollo son distintos), al proceso de la autoimagen (que es un foco rojo de la sexualidad y su nuevo cuerpo), y a la exploración de su intimidad.

Por último, aconsejó a los padres de familia tener una presencia vigilante con sus hijos, mantener la comunicación con ellos, escucharlos con amor y guiarlos porque en la actualidad están expuestos a muchos riesgos latentes y es necesario ayudarlos, saber qué sienten y entrar en su mundo sin juzgas a la primera o todo el tiempo.

Jorge Barrera destacó que “Salvemos una vida” trabaja con invitados y expertos en distintos temas para ofrecerle a los radio escuchas recomendaciones y consejos de profesionales de diversas áreas, por lo que el programa ha subsistido muchos años con un equipo fuerte de voluntarios quienes además atienden las llamadas las 24 horas del día.

“Salvemos una Vida es un programa, como dice Alis García, que es nuestra presidenta, de la sociedad para la sociedad, no somos gente que vivamos de esto ni cobremos sino que lo hacemos con mucho cariño y deseo de que la gente tenga una oportunidad y conocimiento para saber pedir ayuda”, recalcó el conductor.

Línea de ayuda

A través de la línea telefónica del 9999 45 37 77 de “La Casita” o al 077, se atienden llamadas las 24 horas del día para brindar ayuda.

Cargando siguiente noticia