Salvemos una vida: Previenen el abuso por medio de la lectura y el arte

Llaman a trabajar con los niños, pero principalmente con la familia, para curar heridas de la infancia; cantos, juegos y canciones para acercarse a los más pequeños

|
Alis García y la maestra Flor Valdez Esquivel, durante la transmisión del programa “Salvemos una Vida”.
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉRIDA, Yucatán.-En la emisión de esta semana del programa “Salvemos una vida” , que se transmite por AMOR 100.1 FM de Grupo SIPSE , con la conducción de Alis García Gamboa , se abordó el tema la “ Lectura como estrategia de prevención del abuso infantil ”, con la maestra Flor Valdez Esquivel.

“Esta semana se ha hablado de la prevención de abuso sexual infantil. Es un problema a nivel mundial, que nosotros como yucatecos hemos tomado en serio y muchos se han unido en contra de esto, porque destroza la vida de muchos niños. La primera infancia es para que reciban amor, dirección, guía y protección, no para ser golpeados, ultrajados, ofendidos y destruidos por medio del abuso sexual infantil, que es un infierno para los niños que lo viven. Sabemos que hay personas que tienen debilidad por abuso sexual infantil y que se tienen que atender. Que saber que mientras obtienen alguna satisfacción al niño lo destruyen, por eso en 'Salvemos una Vida' hemos procurado difundir el mensaje de 'Ya Basta' en contra de esto, como parte de la Red para la Protección de la Infancia ”, destacó la conductora.

“Como delito, el abuso sexual es castigado, por eso es importante denunciarlo y quien no lo hace se vuelve cómplice”, agregó.

Alis García presentó a la invitada, la maestra Flor Valdez Esquivel, promotora del arte y lectura en la primera infancia para hablar del tema.

“Antes de trabajar con los niños, primero hay que trabajar con la familia y cuando hablo de lectura y de arte, hablo de cosas subjetivas que tiene que ver con la personalidad, siempre he pensado que hay que sanar infancias. Si nos podemos a analizar la información, siempre hay que un trasfondo de infancias heridas, entonces cuando trato de acercarme a los niños por medio del arte y la lectura, me queda muy claro que es necesario sanar las infancias de todos los que están a su alrededor, cuidándolos y eso es parte de mi proyecto”, detalló.

Centro de lectura gratuito y familiar

La docente dijo que antes de la pandemia abrió en su casa un centro de lectura gratuito y familiar, donde se brindaba asesoría y sesiones grupales e individualizadas de lectura con bebés, también abrió una biblioteca a la comunidad.

“Como la gente no se acercaba, comenzamos a llevar los libros en préstamo a las casas. A raíz de la pandemia por el Covid-19 y nos quedamos encerramos, decidimos promover que cada familia tuviera una pequeña biblioteca en su casa. Comenzamos a promover una librería itinerante en la que llevamos lecturas a las familias y lo acompaño de un canal en donde no solo le leo a los bebés sino que también le doy ‘tips’ a las familias para que sepan cómo usar el libro. El libro ni siquiera lo pongo en PDF. Lo tengo conmigo, lo muestro un poco para establecer un contacto visual de una envoltura sonora con los niños y familias, para que se sientan acompañados en estos tiempos. Estar encerrados tanto tiempo ha hecho que incrementen las cifras que no queremos, entonces hay que contrarrestarlas con buenas acciones”, explicó la promotora de lectura en la primera infancia.

Mencionó que las familias en muchas ocasiones no saben cómo leerle a los niños, porque quizá en su infancia carecieron de ello.

“Parte del trabajo que realizo es ayudarles a vincularse, a sanar heridas y acercarse de manera cariñosa a los niños. Cómo establecer otra mirada hacia los niños, de cómo estar con ellos, de cómo sanarme y sanarnos todos como diría el lema: “prevenimos en familia, nos cuidamos en comunidad”, hay que comprender que la comunidad somos todos y estamos para esto. Gracias a Dios han aparecido muchas personas que se han unido a la causa, lo que nos permite llegar a más familias”, expuso.

“En un conversatorio que tuvimos recientemente con el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) les comentaba que la edad que yo trabajo que es de 0 a 3 años, es la más vulnerable porque todos los programas de prevención contra el abuso y violencia infantil se dirigen a niños de preescolar en adelante porque son los que pueden hablar, dibujar y expresarse pero, ¿quién se hace cargo de los que todavía no pueden? Entonces, una manera de trabajar esto es apoyar a los padres a ser un poco más cariñosos, cambiando las pautas de crianza que tienen. Cuando las mamás están más estresadas, les pedimos que nos llamen y le cantamos y leemos a los niños”, abundó.

Centro de Atención Infantil 

Añadió que todas estas estrategias, las aplica en el Centro de Atención Infantil que dirige, en el municipio de Umán.

“Partiendo de la tradición popular algunos libros son cantados, por ejemplo aquel de “Lobo, ¿dónde estás? Que al final es un juego, entonces los papás y los hermanos mayores recuerdan que alguna vez lo jugaron en la escuela. Otro es el de “los pollitos dicen…” y se animan a cantar. Entonces es la idea, de atraparlos para que les lean a sus hijos. Entonces se comienzan a establecer rutinas que antes no tenían, como es leerles o cantarles antes de dormir, lo cual relaja a ambos y fortalece el vínculo. Además sirve de catarsis para el adulto, entablamos comunicación y un vínculo afectivo que es muy necesario rescatar en estos días”, expresó la maestra Flor Valdez.

Indicó que con la pandemia los horarios se modificaron, se desestabilizaron rutinas y eso llevó a alterar las conexiones neuronales en los pequeños.

“Se habla de que las neuronas están conectadas por una especie de ‘bluetooth’, lo mismo para con las neuronas, se van conectando de un hemisferio a otro, van conectando lenguaje y sentimientos. La mayoría de estas conexiones se dan en la primera infancia, lo que viene más adelante es el ‘plus’. Por eso los niños son muy buenos para aprenden muchas cosas, aprender a autorregularse, aprenden a hablar, a ir al baño, a reconocer emociones, etcétera. Estas conexiones serán el sostén el resto de la vida, si esto queda inestable no es que no se pueda conectar más adelante pero será más complicado. Si nos vamos a estudios científicos neurológicos, los agresores sexuales, la mayoría han sufrido algún desorden en sus primeros años de vida, por eso es importante trabajarlo en la primera infancia para que evite que en el futuro se conviertan en agresores. Invertir en la primera infancia es una gran inversión para los gobiernos si se fijarán bien de esta situación”, detalló.

Por último, la docente recomendó mantener en la medida de lo posible los horarios de las actividades rutinarias de los niños, como se encontraban antes de la pandemia, con el fin de evitar que se desestabilicen emocionalmente.

“En el tema el abuso tenemos un número de ayuda, nos pueden llamar o mandar un mensaje al teléfono 99-91-58-44- 37, es una línea que tenemos para emergencias. Es indispensable que en estos temas hagamos comunidad y nos ayudemos. Hay que aprender a denunciar, perder el miedo para que estas situaciones no solo se expongan, sino que se se atiendan ”, concluyó.

Cargando siguiente noticia