Absuelven a adolescente que secuestró a anciana afuera de casino en Mérida

Se trata del único caso de secuestro registrado en Yucatán
|
Los adolescentes se apoderaron de la cantidad de 30 mil pesos y de 200 dólares que la víctima tenía en su bolso. (Archivo/Sipse)
Los adolescentes se apoderaron de la cantidad de 30 mil pesos y de 200 dólares que la víctima tenía en su bolso. (Archivo/Sipse)

Novedades Yucatán/MÉRIDA
Luego de de tres años de que se diera el único caso de secuestro registrado en Yucatán, en el que una anciana fue privada de su libertad por dos adolescentes, este viernes un juez Especializado en la Materia dictó fallo absolutorio a uno de los jóvenes involucrados.

Luego de varios amparos interpuestos por sus abogados, uno de los acusados, R.V.G., fue absuelto este viernes de este ilícito, tras una decisión tomada en audiencia que encabezó el juez Sergio Marfil Gómez.

Entre las razones para su fallo destacan que al juicio nunca se presentaron los policías que habían intervenido en el rescate de la víctima directa y que habían detenido a uno de los implicados en el secuestro.

Tampoco acudió la propia víctima, Margarita O.J., quien no fue al juicio a pesar de los requerimientos.

Cabe mencionar que el otro joven involucrado en el secuestro sí cumplió con la sanción que se le impuso, por lo que ya se encuentra libre.

Hechos

Como informamos A.M.A. y R.V.G., de 16 y 17 años de edad, respectivamente, fueron hallados culpables del secuestro de la señora Margarita de 73 años en marzo del 2016.

A.M.A. tenía antecedentes penales por lesiones, al igual que R.V.G., pero en casos distintos.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 8 de la noche del 16 de marzo del 2016, cuando A.M.A. y R.V.G. interceptaron a la víctima en las afueras del casino “Life” en Plaza Galerías, al norte de la ciudad, abordaron el vehículo de la señora y, tras amordazarla, esposarla y taparle los ojos, 'la pasearon' dos horas por diversas calles de Mérida.

La llevaron al motel Recinto Real, ubicado en el kilómetro 28 del Periférico de Mérida, donde la amenazaron con matarla si su familia no cooperaba.

Uno de los dos jóvenes, quien conducía el vehículo propiedad de la víctima, abandonó el automotor a espaldas de la iglesia de Nuestra Señora del Líbano, en la colonia México Norte, y regresó al motel, mientras que el otro adolescente realizó llamadas desde el celular de la agraviada a un familiar pidiendo 10 millones de pesos de rescate, pero luego redujeron el monto a dos millones.

Los adolescentes se apoderaron de la cantidad de 30 mil pesos y de 200 dólares que la víctima tenía en su bolso.

La detención de los jóvenes se dio en sitios diferentes, ya que uno de ellos fue arrestado cuando intentaba huir del lugar donde tenían retenida a la víctima, y el otro en una clínica de esta ciudad, ya que la agraviada pudo escuchar, durante el tiempo que estuvo con sus captores, que uno iría a una consulta médica.