Aguada de Huhí se encuentra prácticamente seca

La falta de lluvia trae como consecuencia que el agua subterránea no se recupere y dañe la flora y fauna del Estado
|
Yucatán registra casi 40 días sin lluvia. (Novedades Yucatán)
Yucatán registra casi 40 días sin lluvia. (Novedades Yucatán)

MÉRIDA, Yucatán.- La sequía de este año, que es atípica, está causando sus primeros estragos en algunos municipios, como es el caso de Huhí, donde la aguada Sayab Áak (ojo de agua de las tortugas), ubicada a 3 kilómetros del centro, luce prácticamente seca.

Vecinos de esa demarcación comentaron que no recuerdan una situación similar en al menos 25 años. También señalaron que en ese sitio suele haber patos silvestres pero por las condiciones climáticas se han ido.

Como informamos, Yucatán vive su peor sequía en 30 años, con casi 40 días sin lluvia, más de 30 con temperatura máxima igual o mayor a 37 grados Celsius y otro tanto entre 38 y 40 grados Celsius.

El M.V.Z. Santiago Chel Collí, espeleólogo, guía y propietario de los terrenos en donde se ubica el ojo de agua en Huhí, explicó en entrevista que el estado actual de la aguada es un bio-indicador de la sequía que desde hace tres años se ha presentado en Yucatán de manera severa.

“Antes tenía delimitado hasta dónde llegaba el agua para que no pasara el ganado. Es una albarrada que en época de lluvias desaparecía al subir el nivel del líquido. Pero con la sequía de los últimos años, no ocurre. Ahora estamos esperando la llamada “lluvia de las ciruelas”, pero ni eso ha caído, está muy seco el monte. Estoy siempre pendiente porque en ésta, que es mi propiedad, hay mucha caza furtiva porque tenemos fauna silvestre, entre otras aves, pero han disminuido porque este era un lugar donde se abastecían de agua”, detalló Santiago Chel.

Por su parte, Juan Vázquez Montalvo, meteorólogo y colaborador de “El Poder de la Pluma”, sección Editorial de Novedades Yucatán, destacó que esto solo es el inicio de la peor sequía en el Estado que este mes de abril podría ser similar a lo vivido en la de los años 1986 y 1962.

“Lo de la aguada de Huhí coincide con la sequía de 2018, que fue moderada, la de 2019 que fue fuerte y la de este 2020 es una sequía intensa. No se ha recuperado el manto acuífero por falta de lluvias y es que la zona de Huhí se ubica en el cinturón de cenotes de Yucatán, que es un sitio con abundante agua. Es junto con Valladolid y Chemax la zona con mayor potencial acuífero. Ese cinturón de cenotes que rodea a la zona donde está Mérida es la que dicen es parte del cráter de Chicxulub”, explicó.

Agregó que todo indica que desde 1986 y ahora en 2020 se cierra un gran ciclo.

“En los ciclos grandes hay sequías intermedias. La anterior a 1986 se presentó en 1962 con sequía intermedia. Es de destacar que después de cada sequía intensa con que cierra un ciclo han llegado grandes huracanes. En 1966 y 1967, los huracanes ‘Inés’ y ‘Beulah’, respectivamente. En 1988, ‘Gilberto’, conocido como ‘El huracán del siglo’, con la diferencia que esta sequía de 2020 se vive con calentamiento global, algo que no ocurrió en los años mencionados. De 1962 pasaron cuatro años a 1966 (huracán ‘Inés’); de 1986 pasaron dos años a 1988 (‘Gilberto’). Lo interesante es saber qué pasará ahora porque ‘Isidoro’ fue el último gran huracán para Yucatán en 2002”, concluyó.