25 de Septiembre de 2018

Chetumal

A pesar de existir un reglamento, no aplican las normas

La falta de publicación del Reglamento de Ecología impide definir las naves permitidas en la laguna de Bacalar.

Compartir en Facebook A pesar de existir un reglamento, no aplican las normasCompartir en Twiiter A pesar de existir un reglamento, no aplican las normas

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La falta de publicación del Reglamento de Ecología y Medio Ambiente Municipal, impide la regulación al tránsito de embarcaciones en la laguna de Los Siete Colores, pues a pesar de que ya está conformado y aprobado por el Cabildo de Bacalar, no ha sido publicado en el Diario Oficial del Estado, lo que daría validez a su aplicación.

De acuerdo con la versión de los prestadores de servicios turísticos, resulta necesario regular el tránsito de los navíos que utilizan este cuerpo lagunar, principalmente en temporadas altas como la actual, de Semana Santa, ya que incrementa significativamente el número de embarcaciones, los cuales llegan a más de 50.

José Alfredo Chí López, director de Ecología y Medio Ambiente Municipal, dio a conocer que sólo en caso de derrame de aceite, podría sancionar la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

También te puede interesar: Zona ecoturística crea conflicto entre prestadores de servicios

 Desorden en el tipo de lanchas 

Sin embargo, la falta de aplicación de dicha reglamentación, impide determinar las características del tipo de embarcaciones que pueden surcar este cuerpo lagunar,

La inquietud nació de los prestadores de servicios náuticos, por una lancha tipo Eduardoño, que esta temporada vacacional comenzó a brindar el servicio de paseos en lancha, que consideran, puede representar un peligro para los bañistas, ya que sus siete metros de eslora, impide al tripulante observar a la distancia.

Consideraron que la falta de regulación de las embarcaciones que circulan por la laguna de Los Siete Colores, es lo que está ocasionando un desorden de este tipo, que pone en peligro la vida de los visitantes y la imagen del destino, ya que al funcionar de manera irregular, se desconoce las medidas de seguridad que adoptan.

Mientras tanto, la falta de aplicación de este reglamento, evita que se pueda regular y sancionar a los propietarios de las embarcaciones que no cambien su motor a cuatro tiempos, que son clasificados como menos contaminantes. De un total de 50 que se tiene registro, antes de la temporada vacacional, sólo algunas ya hicieron este cambio de motor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios