15 de Noviembre de 2018

Chetumal

Parten con rumbo desconocido cómplices del hijo de Gadafi

La canadiense Cynthia Ann Vanier y la mexicana Gabriela Dávila Huerta abandonaron la madrugada de ayer el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal.

Las acusadas por tráfico de personas se encontraban recluidas en el área femenil del Cereso de Chetumal, desde el pasado 31 de enero del 2012. (Archivo/SIPSE)
Las acusadas por tráfico de personas se encontraban recluidas en el área femenil del Cereso de Chetumal, desde el pasado 31 de enero del 2012. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Parten con rumbo desconocido cómplices del hijo de GadafiCompartir en Twiiter Parten con rumbo desconocido cómplices del hijo de Gadafi

Ernesto Neveu/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El par de mujeres que permanecieron encerradas en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de la capital, acusadas de intentar internar en México a Saadi Gadafi, hijo del extinto dirigente libio Muamar Gadafi, finalmente dejaron el penal a las cuatro de la madrugada de ayer, acompañadas cada una por sus respectivos familiares.

Fuentes de la propia penitenciaría comentaron de manera extraoficial que la canadiense Cynthia Ann Vanier abandonó el reclusorio para luego abordar una camioneta tipo Suburban, taxi con número económico 6284 y placas 6367-TPA, de la ciudad de Cancún, mientras que la mexicana Gabriela Dávila Huerta partió en otro vehículo particular del que no hubo mayores datos.

La gente de la CBC de Toronto hizo lo propio en un Tsuru color gris con matrícula UUV3848, ellos aparentemente partieron vía área a la Ciudad de México desde Chetumal.

Ambas prisioneras habían llegado a al Cereso de la capital la noche del 31 de enero del 2012, tras ser detenidas meses antes junto con el danés Pierre Christian Flensborg y el mexicano José Luis Kennedy Prieto, todos acusados por tráfico de personas en grado de tentativa, falsificación de documentos y delincuencia organizada.

Los varones fueron confinados al penal de Villa Aldama, en el estado de Veracruz, y las mujeres al Cereso de Chetumal.

Cynthia Ann Vanier era considerada la cabecilla de esta banda que pretendió la introducción ilegal a suelo mexicano del heredero del líder libio, asesinado el 20 de octubre de 2011.

No hubo pormenores sobre la liberación de ambas mujeres, que partieron por separado con rumbo desconocido.  

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios