17 de Noviembre de 2018

Quintana Roo

Daña a niños y jóvenes el abuso de las redes sociales

Genera indiferencia a su entorno social, aislamiento y depresión. Se convierten en personas solitarias y carentes de empatía.

Un menor acude a consulta cuando pierde la capacidad de sueño, no come, bajan de calificaciones, moja la cama y corta los canales de comunicación con sus familiares. (Foto de Contexto/Internet)
Un menor acude a consulta cuando pierde la capacidad de sueño, no come, bajan de calificaciones, moja la cama y corta los canales de comunicación con sus familiares. (Foto de Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Daña a niños y jóvenes el abuso de las redes socialesCompartir en Twiiter Daña a niños y jóvenes el abuso de las redes sociales

Abigail Becerra/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- El uso y abuso de las redes sociales genera indiferencia a su entorno social, aislamiento y depresión en niños y jóvenes.

Cada vez es más común que los menores no atiendan la interacción con sus semejantes como una forma de desarrollo emocional, convirtiéndolos en personas solitarias y carentes de empatía.

Edgar Landeros Galicia, médico especialista en paidopsiquiatría, dijo que de cada 10 menores atendidos en consulta privada como entre los beneficiarios del IMSS y CRIT, siete presentan alteraciones en su conducta habitual por permanecer demasiadas horas frente a un monitor interactuando con personas virtuales a través del Facebook y Twitter.

El principal factor detectado entre estos chicos es el aislamiento, no tienen intenciones de salir, hacer ejercicio o efectuar la mínima actividad al aire libre, sólo de atender mensajes y publicaciones destinados en la red.

“Cuando se le pregunta a un niño o adolescente ¿cuántos amigos tienes?, la respuesta en ellos es hacer referencia que tienen a más de 100. Con esta respuesta sabemos que el menor y su convivencia diaria se restringe a un monitor”, apuntó.

El especialista indicó que la depresión que se diagnostica en consulta no sólo es originada por el aislamiento por la adicción a las redes sociales, sino que  pese a que no tienen contacto con otros menores son presa del “bullying cibernético” o “ciberbullying”, repercutiendo en sus emociones, ya que ellos se alimentan de lo que otra persona piense de ellos a través de una publicación.

Argumentó que este medio es ideal para que el agresor dañe en el nivel y modo deseado a sus víctimas, ya que se oculta bajo una identidad falsa con un perfil que no es real y tiende a ser más letal cuando de hacer daño se trata.

Subrayó que un menor acude a consulta cuando pierde la capacidad de sueño, no come, bajan de calificaciones, moja la cama y corta los canales de comunicación con los padres y otros miembros de la familia.

Exhortó a los padres restringir el tiempo de uso de tecnologías a un máximo de dos horas si es para fines de ocio y siempre bajo supervisión, así destinar más tiempo de calidad en convivencia con sus hijos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios