20 de Septiembre de 2018

Chetumal

"Existe desesperación entre las familias y no solo las obreras"

La clase trabajadora capitalina sufre el aumento de precios en los productos básicos y servicios.

Las expectativas económicas  para la zona sur para el resto del año no son favorables. (Harold Alcocer/SIPSE)
Las expectativas económicas para la zona sur para el resto del año no son favorables. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook "Existe desesperación entre las familias y no solo las obreras"Compartir en Twiiter "Existe desesperación entre las familias y no solo las obreras"

Claudia Martín/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La clase trabajadora sufre el aumento de los precios, de acuerdo con el secretario de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en la zona sur del estado, Rafael Beltrán Chim, desde los primeros días de enero se refleja una escalada de precios en productos básicos y servicios.

“Vemos un panorama mucho más complicado de lo que se esperaba, existe desesperación entre las familias y no solo las obreras, sino en general, incluso de la gente que no vive al día por el aumento en todo y el bajo poder adquisitivo, ya que el dinero no rinde para nada. Esos precios que uno ve en el mercado, en los centros comerciales, son parte de la crónica de una muerte anunciada para la economía de la clase trabajadora en la entidad”, comentó.

Destacó que si bien ya se veía venir la escalada de precios, no se esperaba que fuera de esta magnitud.

“Los precios de varios productos están más allá de las nubes en algunos puntos el casillero de huevo de 32 piezas llegó a venderse hasta en 62 pesos con 50 centavos, el litro de leche que normalmente costaba 12 o 13 pesos está ya en 16, el jitomate alcanzó los 28 pesos y hasta la comida para gatos tuvo un aumento significativo, de los 65 ahora está en 80 pesos, es mucha la diferencia de precios”, expresó.

Dijo que las expectativas económicas para el resto del año no son nada favorables, sobre todo en la zona sur, particularmente en la capital del estado en donde prácticamente no hay fuentes de empleo.

“Lo que nos salva de alguna manera es la obra pública, porque da empleos directos e indirectos un buen número de habitantes de esta ciudad, sin embargo, ahora está paralizada y no hay para cuando se reactive. Solo en Othón P Blanco tenemos más de cuatro mil afiliados y ahorita a lo mucho un 30 por ciento cuenta con un empleo, aunque no fijo, están contratados por obra y son obras pequeñas, no hay grandes obras”,  dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios