Aguas negras inundan el mercado gracias a Otoniel Segovia

Los más afectados son los locatarios que venden frutas y mariscos, mientras el alcalde se hace de la vista gorda.
|
Los vendedores adelantaron que ya no pagarán la cuota mensual hasta que el municipio ponga fin a este pestilente problema. (Armando Galera)
Los vendedores adelantaron que ya no pagarán la cuota mensual hasta que el municipio ponga fin a este pestilente problema. (Armando Galera)

CHETUMAL, Q. Roo.- Derivado de la mala planeación y los deficientes trabajos de remodelación realizados por el Ayuntamiento de Othón P. Blanco, encabezado por Otoniel Segovia Martínez, la zona de venta de frutas y mariscos del mercado Lázaro Cárdenas quedó prácticamente inundado de aguas negras.

De acuerdo con los locatarios de la zona de venta de frutas y verduras, así como de mariscos, desde las nueve de la mañana comienzan a desbordarse las aguas negras en las dos coladeras que se encuentran en el lugar, actividad que no para sino hasta ya entrada la tarde.

“Es una peste lo que se siente durante prácticamente todo el día, por no señalar lo antihigiénico y los problemas para la salud que esto provoca. Desde hace más de un año que le notificamos al presidente municipal de esta situación, pero desde entonces nos ha ignorado. Al principio nos decía que pronto tomaría cartas en el asunto, pero hoy ni siquiera nos atiende”, aseguró el locatario Fidencio Uicab Cen.

Recordó que semanas atrás intentaron en vano dialogar con el presidente municipal sobre esta situación durante su visita al mercado.

“Prácticamente solo vino a tomarse la foto sobre unos trabajos que está realizando del otro lado que, por cierto, ni nos han dicho para qué servirán. Algunos de mis compañeros alcanzamos a decirle que era urgente que atendiera el tema del desbordamiento de las aguas negras, porque representaba un peligro para la salud de nosotros y de los clientes, pero nos respondió que no había presupuesto, mientras se subía a su camioneta nueva”, recordó.

Esta situación representa un riesgo para la salud de locatarios y clientes. (Armando Galera)

La locataria Karen Vázquez Ortíz dijo que también presentaron la propuesta de cambiarse de lugar hasta que la situación sea atendida, la cual fue rotundamente rechazado por las autoridades municipales, a menos de que paguen una cantidad de más de 800 pesos mensuales para instalarse en otra zona, lejos del desagüe.

“Por eso, si surge un problema de contaminación o de enfermedades por este problema, responsabilizamos al alcalde y a su grupo de colaboradores, porque se niegan a resolver las cosas, aunque sí son muy buenos para andar cobrando”, dijo molesta la entrevistada.

Por esta razón, anunciaron que no pagarán al gobierno de Otoniel Segovia, los 150 pesos que cada mes les exige la Dirección de Fiscalización, hasta que no resuelvan este problema.

Denunciaron que en los últimos días han sido víctimas de hostigamiento por parte de dicha dependencia, ya que si no desocupan el área antes del mediodía, son multados con 500 pesos.