Quienes operen ‘clandestinos’ irán a la cárcel en Q. Roo

El Congreso del Estado aprobó reformas a la Ley de Alcoholes y el Código Penal.
|
La venta de alcohol sin los permisos correspondientes será penado con cárcel, en Quintana Roo. (Pexels)
La venta de alcohol sin los permisos correspondientes será penado con cárcel, en Quintana Roo. (Pexels)

Joel Zamora/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Por mayoría de votos, las y los diputadas del Congreso del Estado aprobaron reformas a la Ley de Alcoholes y el Código Penal para tipificar como delito la venta y/o distribución de bebidas embriagantes en clandestinos.

Se trata de un decreto en el que se establece una pena de seis meses a un año de prisión preventiva, a quien se le sorprenda o sea objeto de una denuncia, por la venta o distribución de alcohol en establecimientos sin el permiso correspondiente de las autoridades en turno.

También te puede interesar: El 40% de restaurantes mantendrán amparos

Las reformas permitirán, además, sancionar con la misma penalidad a quienes cometan este delito en contra de menores de edad; en ambos supuestos, dicha pena podrá ser conmutada con el pago de una sanción o multa que será impuesta por un Juez de Control del Estado de Quintana Roo, a través de la individualización de la pena, como lo establece el sistema acusatorio actual.

Antes la venta clandestina de alcohol en Quintana Roo era calificada como “falta administrativa” y se penaba con una multa y clausura del establecimiento; ahora el castigo será la cárcel.

La nueva disposición fue aprobada por 17 votos, a excepción de tres diputados, José de la Peña Ruiz Chávez, Santy Montemayor Castillo y Tyara Schleske de Ariño, de la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quienes votaron en contra.

A pesar de que en la sesión ordinaria del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones también asistió José Carlos Toledo Medina, del PVEM, éste prefirió no emitir su voto en este tema.

Eduardo Martínez Arcila, diputado Presidente de la Gran Comisión y promovente de la iniciativa, explicó que el decreto no busca que las personas terminen en la cárcel, sino que haya una sanción ejemplar para quienes decidan vender alcohol sin el permiso emitido por quien tenga la facultad.

“Evidentemente lo grave es de quien lo cometa y se le acredite tal delito quedará con antecedentes penales o habrá sido sentenciado, y si bien, la conmutación evitaría que estuviera en la cárcel, la realidad es que quedaría con dicho antecedente”.

El día de ayer también fue aprobado el decreto por el que se declara el 30 de Julio de cada año, como “Día del Dignatario Maya”, con el fin de conmemorar a estas figuras, debido a que son los principales herederos de la riqueza cultural y simbolizan los ancestros Mayas, quienes desde su origen habitan en estas zonas.