Benjamín Pat/SIPSE
Chetumal.- Al menos 12 empleados de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo) se encuentran en la incertidumbre laboral, luego de que firmaron, con base a engaños, sus respectivas renuncias y las entregaron al nuevo presidente Marco Antonio Toh Euan.

De acuerdo con la información, el personal de la comisión, a petición de las nuevas autoridades encabezadas por Toh Euan, accedió a firmar sus renuncias con el argumento de que solamente se trataba de un mero protocolo y que posteriormente se les regresarían los documentos.

También te puede interesar: Por falta de diputados, no aprueban reforma en Justicia Laboral

Sin embargo, actualmente viven con el temor de perder su empleo, porque hasta el momento no les quieren devolver los papeles firmados: por el contrario, a dos ya les entregaron sus cartas de aceptación de la renuncia.

Consideraron que se trata de una violación flagrante a sus derechos laborales.

Algunos empleados, mismos que no quisieron revelar sus nombres, consideraron que se trata de una violación flagrante a sus derechos laborales, incongruente en un organismo que se supone debe investigar, sancionar y evitar este tipo de abusos.

Entre las renuncias que se hicieron efectivas, bajo engaños según dijeron los empleados, están las de un cargo directivo con 11 años de experiencia, y un elemento de las visitadurías con seis años en el cargo.

En tanto, lo más preocupante según los denunciantes, son los prospectos para sustituir a los empleados dados de baja. Entre los nombres que suenan están Rebeca Herreros Tapia, quien se desempeñó como Directora del Centro de Atención a Víctimas del Delito de la ahora Fiscalía General del Estado (FGE).

Otro es Manuel Antonio Angulo Morales, titular de la Unidad Especializada de Derechos Humanos y Ariel Durán, quien estuvo en la Dirección Administrativa; ambos de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado.

Durante el 2017, la entonces Procuraduría concentró 283 (32%) de las 879 quejas por violaciones a los derechos humanos que se interpusieron en contra de las autoridades estatales, según el último reporte estadístico de la comisión.