Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- No solo desviaron recursos municipales y de programas federales, la triada conformada por Mauricio Góngora Escalante y Rafael Castro Castro, ex presidentes municipales, y su tesorero Gabriel Castro Cárdenas, dejó una deuda que sobrepasó los 100 millones de pesos al Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Aunque es un asunto que se encontraron desde el inicio de la administración, la presidenta municipal, Cristina Torres Gómez, reveló recientemente esta información en un foro de mujeres empresarias y ayer lo dio a conocer a los medios de comunicación.

También te puede interesar: Fiscalía prevé más de 20 órdenes de captura contra ex funcionarios

“Tuvimos una deuda muy grande de Impuesto Sobre la Renta (ISR) porque los sueldos y salarios no estaban corridos como tal en el sistema financiero; tuvimos que calcular correctamente el monto de los salarios y los impuestos que generan para dar cumplimiento al artículo octavo de la Ley de Transparencia que señala que se debe dar cumplimiento a este cálculo de tres años atrás, no solo en la actual administración”, dijo.

Esos cálculos contables, aseguró, les retrasó en brindar la información actualizada de los salarios actuales, aunque en esta misma semana se deben establecer ya en la página de transparencia del Ayuntamiento las percepciones de los actuales funcionarios.

Lo que ocurrió fue que durante la administración anterior, los Castro y Góngora enteraron al SAT de un importe menor de lo que debían pagar por ISR, pese a que se descontaban de los salarios de los trabajadores.

La presidenta municipal informó que han realizado gestiones con el SAT para hacer el pago gradual de este rezago del pago de impuestos, por lo que se ha generado un convenio para resarcir la morosidad que ya está en vigor.

Agregó que este caso se puede incluir como pruebas de más indagatorias, o sumarse a las que ya existen, lo cual está en análisis jurídico del Ayuntamiento.

Hasta la tarde de ayer en la página del Ayuntamiento no estaban visibles la remuneración bruta y neta de todos los servidores públicos de base o de confianza, las percepciones, sueldos, prestaciones, gratificaciones, y demás pagos que se establecen en la fracción VIII del artículo 91 de la Ley de Transparencia.