Edgardo Rodríguez/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Organizaciones cañeras colaboran para evitar deshidratación de cortadores de caña en el campo, tras el incremento de las temperaturas que se han presentado en los últimos días y que generan la pérdida de sales y minerales de manera rápida, por lo que los labriegos podrían sufrir un golpe de calor mientras trabajan en el campo. 

Benjamín Gutiérrez Reyes, secretario de la Asociación de Productores Cañeros A.C., detalló que durante las 12 del día y hasta las 2 de la tarde, se exhorta a los trabajadores a disminuir las labores a fin de evitar afectaciones por las altas temperaturas.

“Los cortadores de caña tienen una labor ardua durante estos últimos días de zafra, debido a que es la época del año en donde las temperaturas superan los 35 grados centígrados y ellos tienen que trabajar en zonas donde se ha usado fuego para que la caña se pueda levantar, por lo que el calor del sol y lo caliente del suelo genera que se deshidraten con mayor rapidez y ello pudiera generar problemas de salud para los labriegos” externó.

También te puede interesar: Sueldo base de trabajadores del estado será de mil 600 pesos

Informó que según las mediciones de las estaciones meteorológicas que se encuentran en la zona cañera, se han reportado temperaturas de hasta 40 grados centígrados, por lo que aunado al vital líquido que se les entrega a los cortadores durante las jornadas de trabajo, también se les otorga suero vía oral con el objetivo de rehidratarlos para que no se vea afectada su salud.

Mencionó que estos electrolitos orales se reparten desde hace varios años a raíz del acuerdo para proteger la integridad de los cortadores de caña, pues al realizar labores arduas que implican una fatiga física constante, el riesgo de sufrir un golpe de calor durante las jornadas de trabajo sobre todo durante las 12 del día y las cuatro de la tarde.

Gutiérrez Reyes reconoció que aún quedan cerca de 30 días de zafra y dentro de las próximas semanas comenzarán a partir los 400 labriegos foráneos con rumbo a sus ciudades de origen, por lo que para terminar el ciclo actual tendrán a mil cortadores locales.