Verónica Fajardo/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Del 2014 al 2017, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal tenía 686 menores de edad viviendo en casas hogares; en estos años, sólo de 10 a 14 menores pudieron ser adoptados por año.

Con el cambio a la Ley Estatal de adopciones que es más flexible y los programas de convivencia, lograron que en este 2018, 26 menores tuvieran una familia, señaló la directora del DIF estatal, María Elba Carranza Aguirre.

También te puede interesar: Violencia ‘invade el cerebro' de los niños: experta

De acuerdo con información obtenida de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), las tres casas asistenciales adscritas al DIF estatal en el 2014 contaban con 193 menores y adolescentes, y sólo se dieron en adopción 15 niños.

En el 2015, vivían en estas casas de asistencia 159 niñas, niños y adolescentes, en este mismo año fueron adoptados 10 menores. Para el 2016, había 190 infantes sin hogar y sólo 16 lograron tener una familia.

Para el 2017 había 144 menores, de los cuales sólo 14 fueron adoptados; para este 2018, 24 niños ya cuentan con un hogar.

María Elba Carranza resaltó que en este 2018 se han dado más adopciones porque los trámites no son complicados, pero los futuros padres deben pasar por un examen psicológico y socioeconómico para asegurar que el menor sea educado y querido en una familia sin limitaciones; cuando se llega a encontrar un problema emocional, les recomiendan ir a terapia y posteriormente, rehacer las evaluaciones.

En opinión de Elba Carranza,  “no es complicado el trámite para adoptar, pero  las personas que desean hacerlo en su mayoría desean un bebé y por eso a veces puede parecer tardado el trámite porque llegan muy pocos bebés. Una práctica que iniciamos en esta administración es realizar convivencias entre las y los niños mayores de 4 años y las personas que desean ser padres y ha dado muy buenos resultados.”