Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- El turismo que busca hospedaje para su estadía en Cozumel opta por otras opciones como lo es la renta de espacios por medio de plataformas electrónicas como Airbnb, lo que provoca que aunque llegue más turismo a la isla de las golondrinas, esto no se refleje en la ocupación de las habitaciones de hotel.

También te puede interesar: Riviera Maya potencia en renta vacacional: Airbnb

Sobre esto el representante del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQR) en Cozumel, Pablo Alfonso Aguilar Torres, dijo que es una realidad por lo que es necesario implementar estrategias para regular esta actividad en la que se ofrecen junto a villas, departamentos, condominios y casas, autos con placas particulares.

El funcionario planteó que en este momento la cantidad de la oferta por esta plataforma tripula la de los hoteles establecidos sin pagar impuestos como los que pagan los empresarios hoteleros.

Pablo Aguilar señaló, sin dar cifras, que se han incrementado la llegada de visitantes tanto por la vía aérea como la marítima pero se ha detectado que estos visitantes rentan un espacio por medio de las plataformas digitales, siendo la más notoria la Airbnb.

Basta con teclear en un buscador de internet la frase Airbnb en Cozumel para que despliegue una buena cantidad de opciones de alojamiento de diferentes características y precios que roban mercado al hospedaje establecido que paga impuestos y genera empleos, recalcó.

El representante del CPTQR dijo que esto afecta también los ingresos para promoción que provienen del impuesto al hospedaje. Añadió que a lo largo de este año se ha detectado la presencia de turistas en colonias como San Miguel, San Gervasio, Miraflores y Andrés Quintana Roo, solo por mencionar algunas.

Cuestionado sobre como ese puede combatir o regular esto, dijo que es necesario sentarse a buscar estrategias con los empresarios hoteleros del destino para que no se vean afectados en sus ocupaciones de cuartos.

En cuanto a los riesgos que pudiera correr los turistas que optan por estas opciones, opinó que al desconocer la cantidad de esta oferta, al no tener un censo, es difícil saber en un momento de una contingencia el ubicarlos como se hace con facilidad en los centros de hospedaje regulados que están en contacto directo con las autoridades.