Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La renta de viviendas y departamentos a través de la plataforma Airbnb está ganando terreno y ahora los inversionistas están buscando construir en el destino, pero con posibilidad de que funcione como renta vacacional.

Con la regulación que se realizó recientemente, ahora nueve de cada 10 inversionistas plantean la posibilidad de construir, pero con miras más adelante a que entre en una renta, mencionó James Tobin Cunningham, empresario inmobiliario y ex presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).

También te puede interesar: Airbnb deberá cumplir con la ley en Quintana Roo

Lo que está promoviendo Airbnb es una experiencia que permite, al que visita un destino, conocer las costumbres ya que llegan y tienen vecinos, comen en restaurantes cercanos y utilizan las rutas de transporte público, además de que tienen la oportunidad de elegir un sitio acogedor.

Un hotel te ofrece el descanso para que una persona llegue y esté ahí sin preocuparse de nada y por ello la aplicación si está siendo una competencia, que ya es sana, pues ya fue regulada”, agregó.

No es algo que puedan detener los hoteleros, ya que son nuevas tendencias y lo mismo sucede con Uber, pero es necesario que la competencia entienda que si no es ahora será en cinco años cuando modifiquen regulaciones y entren al mercado ya que la tecnología y las aplicaciones están siendo la manera de adquirir servicios.

Para el experto inmobiliario, el sector hotelero en lugar de estar quejándose y manifestando el desacuerdo debe invertir, y una recomendación es que compren predios en el centro de la ciudad para construir casas o condominios y más adelante ingresarlos en la plataforma.

“Con los sismos registrados las consultas para invertir en la entidad incrementaron principalmente por los de Ciudad de México que están pensando comprar para rentar”, agregó Tobin Cunningham.

Quienes registran un inmueble en la plataforma y tiene un servicio deben pagar el Impuesto al Hospedaje de 3% que también pagan los hoteleros y por esto el gobierno prevé una recaudación de hasta 14 millones de pesos de manera anual.

En Quintana Roo hay entre seis mil y 10 mil que promueven propiedades en Airbnb.