Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Paoly Perera Maldonado, presidenta municipal de Felipe Carrillo Puerto, se sumó a la lista de presidentes municipales de la zona maya que se han negado a pagar los recibos correspondientes al consumo de agua potable.

Hasta el momento el adeudo del Ayuntamiento, encabezado por Perera Maldonado, asciende a dos millones 895 mil pesos (corte agosto 2018), de los cuales, alrededor se sumaron 815 mil pesos correspondientes a los últimos meses a cargo de la actual administración municipal.

También te puede interesar: Continúa la recoja de basura pero aumenta la deuda

“Con relación al servicio de agua potable, se presenta un adeudo total a la fecha por 2, 079, 750.51 pesos”, informó hace un par de meses el propio Ayuntamiento, en respuesta a una solicitud de información.

Los adeudos corresponden al consumo de agua potable realizado en las oficinas del Palacio Municipal, Alcaldías y demás instalaciones a cargo del Ayuntamiento.

De acuerdo con la información recabada, mes con mes, la gerencia local de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) en Felipe Carrillo Puerto envía los requerimientos de pago; el último fue enviado esta semana.

Los atrasos en los pagos del servicio de agua potable datan desde la administración del ex presidente municipal Fernando Serrano Trujillo, quien incluso fungió durante el gobierno de Roberto Borge como gerente operativo de CAPA en ese municipio.

Sin embargo, la situación comenzó a agravarse durante el gobierno de Gabriel Carballo Tadeo y empeoró con Paoly Perera Maldonado.

“Desde el inicio de la administración municipal se buscó a la presidenta municipal para poner orden en el tema, pero nunca hubo respuesta. Actualmente tampoco se está pagando los consumos”, señaló un empleado del organismo paraestatal.

A pesar de la negativa de pago por parte de la actual alcaldesa, cada uno de los edificios, propiedad del Ayuntamiento, continúa con el servicio de agua potable, porque las Constituciones tanto federal como local, establecen que toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible.