Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- Policías de diversas corporaciones coadyuvan en la búsqueda de tres reos que desaparecieron de un penal de Corozal, Belice; las autoridades del vecino país difundieron las fotos de los evadidos porque presumen que se internaron en suelo mexicano.

La fuga ocurrió el miércoles 11 de abril en la prisión de Corozal, pero los mandos penitenciarios informaron del hecho 24 horas después, o sea, el jueves pasado, por lo que se inició la búsqueda del trío prófugo, los cuales estaban presos por el delito de robo.

También te puede interesar: Aeronave se desploma en los límites de México y Belice

Explicaron que los tres beliceños cortaron los barrotes de su celda, utilizando alguna herramienta de la cual los guardias y custodios ni cuenta se dieron, y se fugaron, al parecer, la madrugada del miércoles; de su ausencia se dieron cuenta cuando el personal penitenciario se preparaba para trasladarlos a la Fundación Kolbe.También contactaron a las autoridades mexicanas y les pidieron su colaboración en la búsqueda de los tres delincuentes, ya que piensan que cruzaron a suelo mexicano para esconderse.

Se creen que los beliceños cruzaron a México. (Redacción/SIPSE)

Los evadidos fueron identificados como Johnito Matus, de 19 años, de San Narciso Village; Marvin Peck, de 28, del Consejo Road Corozal, y Austin Sutherland, de 29, G Street South, Corozal Town, quienes purgaban condenas por el delito de robo.

Tensión en el Cereso

El pasado 16 de marzo, momentos de tensión vivieron los internos y trabajadores del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal, luego de que el supuesto líder, Heriberto N,  alías “El Diablo”, fue sacado y trasladado a los juzgados orales. Sin embargo, ante el temor de que se tratará de un trasladado a un centro penitenciario de máxima seguridad, se temía un motín.

Alrededor de las 11 horas, “El Diablo” fue sacado del Cereso y trasladado a los juzgados orales, ya que meses antes solicitó libertad anticipada, sin embargo, tras dos horas y medias de debate entre la defensa y fiscales; al final el juez decidió no otorgarla, por lo que, a las 14:30 horas, retornó al penal a bordo de una van custodiada por dos patrulla de la Policía Procesal.

Sin embargo, debido a que en el transcurso de ese tiempo, no sabían cuál era la suerte de su líder, sus seguidores se encontraban desesperados e incluso trascendió que habrían tomado como rehenes a seis celadores, ya que sentían temor de que “El Diablo” hubiera sido trasladado a un penal de máxima seguridad. Sin embargo a su ingreso al Cereso, todo transcurrió de  manera normal.