Con sus aliados cómodos e incómodos, Morena y PRI se han lanzado al campo de batalla con candidatos dignos de respeto, aunque en muchos frentes faltan las definiciones. Pero estos partidos se perfilan como protagonistas de la elección de 2018, mientras la coalición PAN-PRD comete errores de principiante, dignos de una comedia que gozan de lo lindo sus adversarios.

El diputado federal José Luis “Chanito” Toledo Medina y el croquista Martín de la Cruz Gómez son los finalistas en el cuartel del PRI para la presidencia municipal de Solidaridad. Si va “Chanito” Toledo tendrá pie y medio en la alcaldía antes de iniciar campaña y amenazaría seriamente la reelección de Cristina Torres Gómez.

“Chanito” Toledo tiene un impresionante arrastre popular en Playa del Carmen y decidió continuar en el PRI, aunque escuchó el canto de sirenas de Morena; será la figura más importante del proceso, a menos que el PRI entregue la candidatura al inofensivo Martín de la Cruz.

Cora Amalia –delegada del ISSSTE– sería candidata a diputada federal por el distrito de la capital del estado; de conseguirlo, la ex alcaldesa chetumaleña será una adversaria de insomnio para sus rivales en la pista de baile, incluso para el alcalde Luis Torres Llanes; vaya encontronazo en la cumbre.

Para el Senado, en el PRI una probable combinación incluye a Raymundo King de la Rosa (su dirigente estatal y coordinador de bancada en el Congreso local) y a Susana Hurtado Vallejo, Leslie Hendricks Rubio o Candelaria Ayuso Achach. A cambio, Remberto Estrada Barba (PVEM) buscaría la reelección en la alcaldía de Cancún.

 PAN y PRD, un costal de serpientes

El turbulento cuartel del PAN y PRD  es un canasto de cobras fuera de control, agitado por la imprudente declaración del Secretario de Gobierno, Francisco López Mena, quien anticipó las renuncias de Juan Vergara Fernández y “Kid” Julián Ricalde Magaña a las “Secretarías de Finanzas y Desarrollo Social.

Otro con renuncia firmada es el Secretario de Infraestructura y Transporte (Sintra), Jorge Portilla Manica, a salvo del radar del Secretario de Gobierno. Portilla intentará algo cercano a lo imposible; ser alcalde de Tulum, donde manda Marciano Dzul Caamal dentro y fuera de Palacio.