En el palenque de los gallos independientes presenciamos la única disputa real por el único boleto para competir por la presidencia municipal capitalina. Los emplumados: el ex alcalde Andrés Ruiz Morcillo y Julio Alfonso Velázquez Villegas, más conocido entre los apostadores como Julio “Taquito”.

El ex alcalde ex priista y el empresario taquero protagonizaron una pelea real por la cosecha de firmas, atrayendo reflectores porque en las tres coaliciones las candidaturas ya están pactadas, cerrando el paso a la saludable batalla democrática.

Van María Hadad Castillo (PRI), Fernando Zelaya Espinoza (PAN) y Hernán Pastrana Pastrana (Morena), pero habría sido bueno verlos en batalla como a Andrés Ruiz Morcillo y Julio “Taquito”, quienes lograron un posicionamiento muy valioso.

El único antecedente sureño de una contienda interna partidista ocurrió en las filas tricolores cuando Eduardo Ovando Martínez y Eduardo Espinosa Abuxapqui disputaron a fines de 1998 la candidatura a la alcaldía chetumaleña. Entonces el vencedor fue Eduardo Ovando, pero entre los tocayos brotó un resentimiento de largo aliento, refrescado en 2004 cuando Abuxapqui como alcalde prefirió apoyar al diputado federal Félix González Canto en su choque con el senador Eduardo Ovando por la candidatura gubernamental.

Morcillo fue candidato en 2008, superando por dedazo a Pedro Flota Alcocer. Entonces el choque en una batalla interna habría sido irresistible, pero en este caso el gobernador Félix González Canto prefirió jugar a la segura, evitando tensiones innecesarias que benefician a sus rivales.

Fernando Zelaya es candidato panista a la alcaldía capitalina, pero Mario Rivero Leal –Secretario General del partido– quiso subir al cuadrilátero exigiendo a su partido practicar la democracia que tanto ha presumido y exigido históricamente, siendo recibido con una camisa de fuerza obsequiada por ese PRI que tanto admiran los panistas, evaluando su comportamiento.

En el palenque chetumaleño de los dos gallos independientes, gane quien gane ha triunfado la democracia real, no la del juego controlado. Este encontronazo entre Andrés Ruiz Morcillo y Julio “Taquito” debe ser ejemplo a seguir por los partidos y coaliciones.