Las intenciones del alcalde bacalarense, Alexander Zetina Aguiluz, de seguir expandiendo su emporio inmobiliario y económico al amparo del poder por unos años más han encontrado un tremendo obstáculo en la unión inesperada de las dos precandidatas rivales más fuertes, que dejando de lado sus diferencias conformaron un frente común para competir en las próximas elecciones.

El profesor Alexander estaba más que contento con el desastre interno de Morena y el PRD en la selección de sus candidatos, pues las fricciones intestinas de sus rivales beneficiaban directamente su proyecto de reelección.

Sobre todo aplaudía la riña por la candidatura del PRD entre la profesora Nelia Uc Sosa y la antropóloga y activista Tania Casa Madrid, dos mujeres con el potencial electoral para arrebatarle la alcaldía, pero que estaban enfrascadas en un largo y tenso jaloneo que las estaba debilitando.

La novela política en Bacalar dio un giro inesperado la semana pasada. Nelia Uc y Tania Casa Madrid pusieron en balanza lo que estaba en juego y se sentaron a platicar, dejando de lado diferencias personales y políticas para conformar una alianza que de inmediato activó las alarmas en el Palacio Municipal y en el reducido círculo interno del alcalde Alexander.

El par de damas del pueblo mágico hizo circular, cada una en sus redes sociales, la imagen de su reunión con un mensaje en común: sea quien sea la candidata, vamos juntas.

Esto mueve el tablero político en el décimo municipio, pues compitiendo en unidad la coalición “Por Quintana Roo al Frente” puede completar la misión de derrocar al ambicioso alcalde turquesa, cuya riqueza y la de su familia sanguínea y política ha florecido exageradamente en el último año y medio, ante los ojos de todos los bacalarenses que, en contraparte, también son testigos furiosos del abandono del municipio.

Se espera que este lunes el PRD defina a la candidata, pero la suma de la trayectoria política, experiencia y estructura de Nelia Uc, con la juventud, carisma y discurso de Tania Casa Madrid, da como resultado un binomio difícil de derrotar.