Redacción/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- La alianza del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas controlan la zona conocida como el “Triángulo de la Muerte”, que comprende las colonias ubicadas en la salida a Mérida, y además, se disputan el tráfico de drogas en las regiones 200;  contra la unión de los cárteles de Sinaloa y del Golfo (CDG), según información de la Policía Ministerial.

En mayo pasado, personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) se enfrentó con sicarios en la colonia irregular Tres Reyes, a unos tres kilómetros de la avenida López Portillo. Aunque no hubo detenidos, descubrieron que una parcela enclavada en un área verde, era el centro de operaciones de un grupo delictivo, pues encontraron una pista de entrenamiento, una camioneta F50 4x4 y un Jetta de color negro, ambos con reporte de robo e involucrados con diversos hechos de violencia.

También te puede interesar: Tres cárteles están en guerra por controlar la ciudad

Por las investigaciones y el intercambio de información entre las corporaciones policiales, saben que ese domicilio era utilizado por una célula delictiva del CJNG.

Este grupo, en alianza con Los Zetas, controlan el territorio, hasta las zonas residenciales que colindan con la avenida Huayacán y el ejido de Alfredo V. Bonfil, según datos de inteligencia policial.

La fuente señaló que este grupo aliado intenta controlar el tráfico de drogas a sangre y fuego en la ciudad contra el Cártel de Sinaloa e integrantes del CDG, quienes intentan controlar el norte y norponiente del municipio.

Según el análisis que hicieron las autoridades policiales, en la Región 259 se reportan más ejecuciones que  en otras zonas de la ciudad, porque la mayoría de los que viven en esos fraccionamientos trabajan como meseros, cantineros, agentes de seguridad, brazaleteros, y muchos están involucrados en la venta de drogas, y trabajan para diferentes grupos delictivos.