Enrique Mena/SIPSE

CHETUMAL, Q. Roo.- Con mil millones de pesos con los que contará la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para 2013, así que los cinco mil productores del sur de Quintana Roo (Othón P. Blanco, Bacalar, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos) deben preparar lo más pronto posible sus proyectos productivos para ser remitidos al principio de la convocatoria de la dependencia federal el próximo año y así beneficiarse con los recursos financieros para el cultivo de sus tierras, de lo contrario no serán candidatos a recibirlos, según lo dio a conocer el dirigente de la Confederación Nacional Campesina (CNC) municipal, Hilario Huerta Ascencio.

Quintana Roo cuenta con 15 ramas productivas, en el caso de los municipios del sur son el maíz, coco, frijol, elote, vainilla, sorgo, caña de azúcar. La presentación de proyectos debe relacionarse con la producción de éstas y de estar bien elaborados no tendrán dificultad para acceder a los fondos disponibles.

En 2012, la llegada del 100 por ciento de los recursos programados para los productores del campo se vio afectada, primero por el proceso electoral federal de julio, segundo, por el cambio de presidente de la República el 1 de diciembre.

Dichos sucesos frenaron, no sólo para los cuatro municipios del sur de Quintana Roo, sino para los dos mil 400 municipiosa nivel nacional, el acceso a apoyos económicos por no cumplir “adecuadamente” con los puntos que marcan las reglas de operación de los programas federales para el campo. Huerta Ascencio advirtió en este punto que la misma situación no debe presentarse para el siguiente año, toda vez que la CNC está preparada para dar toda la asesoría que requieracualquier productor para redactar adecuadamente los proyectos productivos.

El dirigente de la CNC en Quintana Roo, Alfredo Ramos Tezcum, durante su toma de protesta afirmó velar por una mejor calidad de vida de los productores, asimismo, se comprometió a dar la capacitación requerida a los productores para acceder a los recursos federales que establece el Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo), Productores de Maíz y Fríjol (Promaf), entre otros, con el fin de beneficiar al sector.