Carlos Castillo/SIPSE
RÍO HONDO, Q. Roo. - El pasado fin de semana, amantes de lo ajeno robaron en el comedor comunitario de Álvaro Obregón Nuevo, de dónde se llevaron mercancía y provocaron daños en puertas y ventanas luego de forzarlas para entrar.

Los habitantes de esta comunidad establecida en la Ribera del Río Hondo, han denunciado en varias ocasiones la situación de inseguridad que se vive en la comunidad donde al menos tres viviendas son víctimas de los amantes de lo ajeno, diariamente.

También te puede interesar: ¡Roban hasta los pollos! Camión volcó en la carretera

Según datos recabados, doña Hilaria Vicario Cortés, responsable del comedor comunitario, se llevó la sorpresa de que la puerta del comedor comunitario se encontraba forzada y los delincuentes habían roto el cristal de la misma, para poder ingresar.

Al lugar llegaron elementos de la Policía Rural y de la fiscalía, y se logró corroborar que el delincuente había desarmado los tanques de gas, y las estufas industriales, pero solo lograron llevarse tres cajas de leche y algo de mercancía que utiliza este lugar para dar de comer a las personas de escasos recursos.

Y aunque pareciera algo increíble, los ladrones regresaron el pasado lunes a robar, pero esta vez forzaron la ventana, aunque en esa ocasión los vecinos se dieron cuenta de la situación y lograron ahuyentar al delincuente.

Los habitantes de la zona, denunciaron la falta de vigilancia por parte de las corporaciones policiacas, pues señalaron que a pesar de que se registran y reportan diariamente las acciones de estos delincuentes, no hacen nada para redoblar los rondines.

José Antonio Delgado, lamentó la inseguridad que se está viviendo en esta comunidad, donde dijo que a pesar de que sabe quiénes son las personas que delinquen y pese a que existen denuncias en su contra, las autoridades no hacen nada al respecto.

Exigió la presencia de la Policía Estatal Rural y también de la Policía Municipal Preventiva, de quienes dijeron hay un hartazgo generalizado por parte de la población y responsabilizó a estas instituciones de cualquier situación que se salga de control, donde el pueblo pudiera hacer justicia por mano propia.