Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- En un lapso de una hora dos casas de empeño, de la misma cadena, fueron saltadas con violencia la mañana de ayer, una fue en la Región 259 y la otra en plaza Los Héroes, en ambos hechos los delincuentes utilizaron armas de fuego para amagar a sus víctimas, en el primer caso los hampones realizaron detonaciones de arma de fuego y en el segundo, utilizaron un mazo para romper dos vitrinas.

El monto de lo robado no ha sido cuantificado, pero los asaltantes se llevaron efectivo y diferente mercancía que estaban en exhibición en las vitrinas.

También te puede interesar: Arrebatan a diligenciero una mochila con $300 mil

El primer robo con violencia se registró a las 9:32 horas en el local que se ubica en la multiplaza Lakín, en la Región 259, en donde en un lapso de cuatro minutos dos sujetos cometieron el asalto a mano armada.

Ambos asaltantes portaban gorra, uno de ellos tenía puesto un chaleco verde fluorescente, quienes ingresaron a la línea de caja y amagaron a los empleados y clientes que había en ese momento.

Uno de los asaltantes se trasladó al área de almacén, donde realizó detonaciones de arma de fuego al techo, peor ninguna persona resultó lesionada, fue una acción violenta para intimidar a los agraviados para que no hicieran nada.

Los sujetos lograron llevar alhajas y efectivo, después se dieron a la fuga, al parecer en una motocicleta. Minutos después tomaron conocimiento las autoridades policíacas.

El segundo caso, se registró a las 10:27 horas, en la casa de empeño que se ubica en la plaza Héroes, que se localiza en la Región 216, entre las avenidas Chac Mool y 20 de Noviembre.

En este local, también ingresaron dos sujetos, con casco de motocicleta, de colores rojo y blanco, ambos portaban gafas oscuras, armas de fuego y mazos.

Los asaltaron amagaron a los empleados y clientes a quienes les ordenaron tirarse al suelo, uno de ellos con un mazó rompió dos vitrina para apoderarse de equipos de cómputo, celulares, entre otros artículos.

Sin embargo, el ladrón en su afán de llevarse todo, uno de los vidrios le cortó una extremidad, lo que originó que dejara un goteo continuo de sangre por toda la tienda.

Después los delincuentes se dieron a la fuga en una motocicleta roja, la policía llegó al lugar para tomar conocimiento de los hechos, pero no realizaron ningún operativo para localizar a los delincuentes.

En ambos asaltos, tanto empleados como clientes sufrieron crisis nerviosa, pero no fue necesario que llamaran a los servicios de emergencia.