Agencia
TULUM, Q. Roo.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), aseguró más de 19 mil plantas a una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) en Akumal, por no acreditar su legal procedencia.

Casi la mitad de las especies encontradas están consideradas en categoría de amenazadas (A) o sujetas a protección especial, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, informa el portal Notimex.

En la visita de inspección a la UMA Vivero de Plantas Nativas Bahía Príncipe, ubicada en el interior del desarrollo turístico Bahía Príncipe, en el municipio de Tulum, los responsables no presentaron la documentación para acreditar la procedencia de las plantas.

También te puede interesar: Profepa clausura acceso a ranchos por afectación a manglar

Además, carecen del registro de las especies ante la Dirección General de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Al realizar un recorrido en la UMA, que ocupa una superficie de cuatro mil 954 metros cuadrados y alberga un total de 22 mil 337 ejemplares de flora silvestre nacional, se identificaron especies bajo alguna categoría de riesgo en la Norma Oficial Mexicana.

(Redacción)

Al momento de la diligencia se determinó imponer el aseguramiento precautorio de los 19 mil 124 ejemplares de flora silvestre, entre ellas seis mil 66 ejemplares de palma nacax, 291 de palma despeinada, mil 310 de palma kuká, 10 mil 879 de palma chit, 160 de palma real, y 418 ejemplares de guayacán negro.

Las especies Coccothrinax readii, Beaucarnea pliabilis, Pseudophoenix sargentii, Thrinax radiata y Guaiacum sanctum se encuentran en la categoría de especie amenazada, mientras la Roystonea regia está como especie sujeta a protección especial.

La UMA presentó su registro ante la Semarnat desde 2013; sin embargo, carece del reconocimiento por parte de la secretaría para los 19 mil 124 ejemplares, así como del sistema de marcaje de esas plantas.

De igual forma, no se presentaron los informes a que está obligada la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre, de los años 2016 y 2017.

Ante las irregularidades detectadas, la Profepa inició un procedimiento administrativo y se aplicó el aseguramiento precautorio de las mismas, tomando en consideración la posibilidad de que se acredite la legal procedencia.