Alejandro García/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- El turismo religioso no es de los segmentos fuertes de Cancún, sin embargo ha ido creciendo en los últimos años con la realización de algunos congresos y convenciones, sin embargo, muchos visitantes llegan vía Cancún para recorrer sitios eclesiásticos que hay en las entidades vecinas de Yucatán y Campeche. 

“Turismo religioso, pobres o ricos, buscan su acomodo individualmente. No hay, que yo sepa organizaciones que promuevan las vacaciones, el ocio, el retiro en hoteles, pero así ha sido siempre; y por acá siempre hemos sido muy exitosos cuando hay días de descanso sin importar que se conmemore”, señaló la fuente.

También te puede interesar: Conoce las rutas del turismo religioso en el EDOMEX

En turismo religioso, México ocupa el segundo sitio a nivel mundial, después de Roma, con más de 20 millones de feligreses que visitan cada año la Basílica de la Virgen de Guadalupe, de acuerdo con la Secretaría de Turismo federal, situación que se puede aprovechar para que los visitantes realicen circuitos y conozcan más.

En Cancún y la Riviera Maya no se hace turismo religioso propiamente, pero sí es paso obligado para quienes pretenden visitar atractivos religiosos de otras partes del país, principalmente Yucatán, que tiene la catedral más antigua de América continental.

Asimismo algunas agencias de viajes brasileñas promocionan a Cancún como el único lugar en el mundo en donde se realiza un Viacrucis en la playa.

El turismo religioso realmente nunca ha sido significativo, la gente busca sus lugares favoritos para divertirse, descansar, disfrutar de su tiempo y de las opciones que cada destino ofrece. Por eso tanta preferencia hacia Cancún y el Caribe Mexicano, porque nadie en el país, tiene un abanico tan amplio de bellezas naturales, entretenimiento, hoteles, etcétera.

La Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina (COTAL), promueve fuertemente este sector, porque representa una buena oportunidad por cantidad y calidad de turistas.

Y en este sentido habría que promover que haya más conocimiento del producto turístico mexicano y dar capacitación a los grandes mayoristas para que hagan una gran promoción.