Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El robo de colmenas aunado al problema de sequía provocará, para el siguiente año, una reducción en la producción apícola de Bacalar, advirtió Alfonso Ek Poot, representante de la Sociedad de Productores Rurales “Kabi Habin”.

Explicó que en la pasada primavera se robaron al menos media centena de colmenas a apicultores bacalarenses, valoradas en cerca de tres  a cinco mil pesos cada una.

También te puede interesar: Apicultoras caminan dentro del agua para llegar a las colmenas

Destacó la preocupación del sector, toda vez que el problema se ha hecho recurrente, principalmente en las comunidades rurales, donde la presencia policiaca es mínima.

Argumentó que ha sido constante el daño que le han hecho a los apicultores a raíz de la inseguridad que se padece en el campo, pues consideró que ahora no son robos aislados, sino de grupos organizados.

Comentó que la producción de miel se redujo en un 30% por parte de la cooperativa por factores como la sequia que padeció en este año toda la zona.

Explicó que esta circunstancia ha provocado una merma de abejas dado que desaparecen muchas colonias y la mortandad cuesta mucho dinero a los apicultores, porque alimentarlas y transportarlas supone un coste importante para el apicultor, que finalmente afecta a su rendimiento.

Luis Ángel Navarrete, apicultor de la comunidad de Blanca Flor, explicó que durante los últimos meses le han robado al menos cinco colmenas, mismas que tardo más de seis meses en comprar,  por lo que lamentó la falta de seguridad en la zona rural de Bacalar, donde dijo se está convirtiendo en “tierra de nadie”.

No hay vigilancia en la zona, los apicultores estamos desprotegidos, no tenemos quien nos apoye en alguna emergencia, nos roban y nos tenemos que aguantar, por lo que exigimos mayor presencia policiaca que hoy en día es prácticamente nula en Blanca Flor”, comentó el entrevistado.

Por otra parte, el robo de borregos también comienza a afectar a los habitantes de esa zona del municipio, los cuales, han sido constantes aunque se llevan de entre dos y tres cabezas de ganado.