Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Cada año entre 79 y 98 niñas de 11 años de edad que cursan el quinto grado de primaria, reciben la vacuna del Virus del Papiloma Humano, para prevenirlas de cáncer del cuello del útero.

Lilián Torres López, directora del Hospital Comunitario de Bacalar, informó que el año pasado se aplicaron 98 dosis a igual número de jovencitas de las diferentes escuelas del quinto grado del nivel primaria de la geografía municipal y para este año se tiene contemplado la aplicación de 79 dosis.

También te puede interesar: Vacunan a más de 12 mil niñas contra el Virus del Papiloma Humano

Durante la segunda Semana Binacional de Salud, visitarán las escuelas para vacunar a las que se encuentran cursando este nivel de educación primaria, buscando con ello protegerlas contra la infección de ciertas cepas del Vph, el cual puede causar cáncer de cuello uterino y verrugas genitales.

Indicó que durante la aplicación de estas vacunas, no han encontrado resistencia por parte de los padres de familia y por el contrario, comparten la preocupación de las autoridades del sector salud para que las jovencitas se encuentren protegidas cuenten con esta protección anticipada.

Aunque es recomendable que la reciban también los varones ya que son portadores, por lo pronto, se está priorizando a las mujeres porque son las que enferman de cáncer, aunque no descartó que a futuro se consideren también a los jovencitos.

Bertha Georgina Tavera Rosales, coordinadora de Salud Municipal, señaló que lo virus del papiloma humano, son un grupo de virus relacionados entre sí, que pueden causar verrugas en diferentes partes del cuerpo.

Señaló que existen más de 200 tipos y cerca de 40 de ellos afectan los genitales, los cuales se pueden propagar a través del contacto sexual con una persona infectada, “pero lo más preocupante de ello, es que algunos de ellos pueden desarrollar en cáncer”, dijo.

Destacó que en las mujeres, las pruebas de papanicolau pueden detectar cambios en el cuello uterino que pueden convertirse en cáncer, por lo que recomendó a las madres de familia y mujeres en edad reproductiva, que se lo practiquen con frecuencia.