Javier Ortiz/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El clima fresco que ha prevalecido los últimos días, ha beneficiado a las panificadoras que incrementaron sus ventas en un 40%, lo que representa una oxigenación para la actividad, porque sufrían por el incremento de insumos.

Miguel Valentín Padilla Rivero, propietario de la Panadería “La Estrella”, señaló que de 350 piezas de pan que vendían al día ha incrementado a casi 500, entre dulce y salado, lo que representa un alivio para esa actividad que se había visto diezmada con el incremento al precio de insumos como consecuencia del aumento en el precio de combustible.

También te puede interesar: 'Conchas y cuernitos también suben' ¡Aumenta precio del pan!

Señaló que por lo general, el tiempo fresco trae bonanza para la actividad que desarrollan las panificadoras, porque los bacalarenses aprovechan para tomar su café caliente acompañado de un pan.

Eusebio Canché Moo, quien vende el producto a bordo de su triciclo, señaló que hasta mediados del mes pasado, vendía alrededor de 200 piezas de pan dulce y 150 salado, pero con las bajas temperaturas su producto es muy cotizado.

Dijo que el fin de semana se vio en la necesidad de surtirse nuevamente, porque prácticamente vendió el doble de lo normal, lo que dejó buenas ganancias, “pero como todo negocio, sabemos que es por temporada”.

Indicó que las ventas son bajas el resto del año y el incremento a insumos como la harina, azúcar y levadura, entre otros, han ocasionado que tengan absorber dichos costos, porque no están en condiciones de aumentar el precio.

Dijo que en el caso de pan dulce lo ofrecen a 3.50 pesos y salado a tres pesos y a pesar que desde principios de año comenzaron a sufrir con el aumento de insumos, no han podido subir el precio del producto.

Enfatizó que en la ciudad de Bacalar, el precio se rige por la demanda, ya que no cuentan con un tabulador específico de precios al que se deban ajustar, porque “vende más el que tenga mejores precios”, dijo, tras asegurar que en ocasiones han llegado a bajar cincuenta centavos a esos precios, a pesar que son bajos.