Javier Ortiz/SIPSE

CHETUMAL, Q. Roo.- Con la construcción de 10 pozos de absorción en diversos puntos de la ciudad, el Ayuntamiento de Bacalar busca acabar con las inundaciones que se forman en varios puntos que ocasionan caos para automovilistas.

Alexander Zetina Aguiluz, presidente municipal de Bacalar, dio a conocer que la mitad de esos pozos profundos se encuentran concluidos, para lo cual se invirtió la cantidad de 400 mil pesos.

También te puede interesar: Motivarán a bacalarenses a conectarse al drenaje sanitario

Dijo que representa una demanda sentida de la población, en virtud de los severos encharcamientos, principalmente en el primer cuadro de la ciudad. La situación provocaba incluso que algunas viviendas cercanas sufrieran estragos.

Resaltó que ha sido una demanda sentida de la población, en virtud de que los severos encharcamientos que se registraban en diversos puntos de la ciudad, que impedía también el libre tránsito de las personas.

Indicó que los acumulamientos pluviales ocasionaban incluso, inundación en algunas viviendas cercanas que presentaban declive, por lo que se destinó dicha cantidad proveniente de recursos del Ayuntamiento para acabar con este problema.

Admitió que existen otros puntos de la ciudad donde también hace falta este tipo de obras, las cuales se irán programando en la medida que lo permitan las finanzas municipales.

En cuanto a los trabajos de pavimentación que ocasionan molestia con los vecinos, pidió comprensión, porque forma parte del desarrollo de la ciudad,

“De otra manera sería imposible mejorar los servicios en las colonias y la pavimentación de calles, principalmente en colonias como la Cinco de Mayo que presentaba grave deterioro”, señaló el edil.

Automovilistas y peatones, principalmente de la mencionada colonia, señalaron las molestias que les ocasionan la suspensión de los trabajos de introducción de drenaje sanitario, aunado a la pavimentación de sus calles.

Comerciantes registran pérdidas de hasta dos mil pesos diario, porque sus clientes no pueden llegar a los negocios a demandar sus servicios, como es el caso de María del Carmen Cuxim Pacheco, quien tiene una fonda conocida como “Mary”, que desde hace dos días no ha podido abrir porque las calles alternas se encuentran cerradas a la circulación vial.