Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.-  La presencia de una nueva plaga en el estado de Veracruz, mantiene en alerta a productores quintanarroenses, quienes intensifican los muestreos en plantíos de coco para evitar la presencia del picudo rojo en el estado.

Evaristo Gómez Díaz, presidente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal en el estado de Quintana Roo (Cesaveqroo), indicó que los muestreos permiten, primero identificar la plaga, y en su caso actuar de manera oportuna para controlar y erradicar a fin de evitar una devastación de la planta.

También te puede interesar: Proponen impulsar producción de coco en la zona maya

Recordó que en el año 1985, el amarillamiento letal del cocotero devastó los plantíos en todo el país, que ocasionó eliminar esas plantas para evitar mantener la plaga, aunque indicó que el cocotero es susceptible a varios tipos de plagas.

Aseguró que hasta el momento, no cuentan con presencia de esta plaga, “solamente del picudo negro, también conocido como mayate prieto o cucarachón (Rhynchophorus palmarum L.), cuya población se combate a través de la colocación de trampas en las zonas donde se detecta la presencia del mismo. “El picudo rojo es parecido a esta plaga, pero más agresiva”.

Se refirió al ácaro o roña, broca chica, barrenador del tallo, barrenador de las raíces, escarabajo o mayate rinoceronte, entre otros, que dependiendo del que se trate, requiere aplicaciones constantes de repelentes naturales, encalamiento del tronco o control biológico, aplicaciones de insecticidas, entre otros.

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en 2017 en Quintana Roo se sembraron mil 066 hectáreas de coco en tres municipios Othón P. Blanco, Bacalar y Felipe Carrillo Puerto, con un valor de producción de 64.3 millones de pesos aproximadamente.

El año pasado, la fundación Produce, A.C., propuso retomar el cultivo de coco en los municipios de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, para diversificar las opciones de producción de los agricultores.