Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El Ayuntamiento de Bacalar, no permitirá que los negocios establecidos en el primer cuadro de la ciudad invadan las banquetas, por cuestiones de imagen y seguridad de los peatones.

Usuarios de las redes sociales, denunciaron que algunos negocios ubicados sobre la avenida principal y el primer cuadro de la ciudad, invaden las banquetas, ocasionando que los peatones tengan que bajar al carril de tránsito vehicular.

También te puede interesar: Extranjeros mantienen actividad turística en Bacalar

Karina Sandoval Cárdenas, directora de Ingresos de la Tesorería Municipal de Bacalar, admitió que un hotel ubicado sobre la avenida principal, colocó muebles que obstruyen el paso de los peatones, por lo que pidieron a los responsables que los retire.

“No tienen permiso, pues aunque lo solicitaron se les negó, pero ya están dejando espacio para que pase la gente”, tras reconocer que en algunas ocasiones, los propietarios de los negocios son reincidentes, por lo que mantienen vigilancia permanente para evitar que violentan el reglamento de imagen de Bacalar.

Indicó que todos los establecimientos comerciales se tienen que ajustar a la nomenclatura que dicta el programa de Pueblos Mágicos y en algunos casos lo altera la colocación de lonas, como es este mismo caso, por lo que ya se les notificó a los responsables del hotel. En algunos casos se permite por unas horas para amortiguar el sol, pero sin que abusen del tiempo.

Indicó que a otros negocios han autorizado el uso de las banquetas de acuerdo a su ubicación y con el compromiso que dejen espacio para que transite la gente como es el caso de un restaurante ubicado a un costado del parque.

Aseguró que antes de autorizar algún permiso de funcionamiento, se les pide a los solicitantes que acudan al área de Imagen Urbana para que conozcan las condiciones, entre los que encuentran algunas especificaciones que tienen que cumplir en el caso de las fachadas y que no obstruyan el paso de los personas.

Reconoció que algunos comerciantes son reincidentes y tienen que llamarles la atención, en la tercera advertencia se aplica sanción, aunque no ha sido el caso, porque “la intención no es afectar los negocios, pero tampoco permitir que violenten los reglamentos de imagen urbana”, afirmó.