Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Pobladores de al menos 10 localidades del municipio de Bacalar cambiaron sus cultivos de maíz por a la producción de carbón vegetal, por la garantía de ingresos que representa.

Ranulfo Álvarez Cuxim, señaló que desde hace dos meses cambió de la ganadería a la producción de carbón, porque cuenta con mercado seguro en la comunidad de 18 de Marzo donde se instaló la empresa Kanaima, quien adquiere toda la producción local para exportar a Estados Unidos.

También te puede interesar: Burocracia, limita aprovechamiento de carbón

Dijo que son alrededor de 400 productores de 10 comunidades que han cambiado la agricultura por esta actividad.

Dijo que por varios años permaneció el cultivo de maíz, “algunas reses que tenía las vendí para conseguir alguna producción de maíz, pero terminé perdiendo también mis animales, lo que terminó de desanimarme”, indicó.

Actualmente, los pequeños árboles que crecieron en las 10 hectáreas de sus potreros, los está utilizando para la producción de carbón, con lo que consigue un doble propósito, “es poca la inversión, pero las ganancias son seguras”, dijo.

Indicó que cada costal del producto lo comercializa en 50 pesos y a la semana produce alrededor de 100 bultos.

De acuerdo con el encargado del centro de acopio ubicado a dos kilómetros de Otilio Montaño, el cual dijo no estar autorizado a proporcionar su nombre, comentó que alrededor de 400 productores de 10 comunidades han cambiado de la agricultura a esta actividad.

Dijo que la empresa genera aproximadamente 20 empleos directos de manera permanente, entre estudiantes, amas de casa y jóvenes, en las diferentes áreas que conforman la empresa, “algunos embolsan, otros operan los hornos y otros más llevan los números”.

Indicó que cada semana transportan de tres a cuatro tráilers (de 40 a 60 toneladas) rumbo a Estados Unidos y otra parte de la producción local se destina a mercados de la ciudad de México.

Para la producción del material de combustión, utilizan ocho hornos tipo panificadoras y otros seis convencionales que son operados por habitantes de las localidades aledañas que se desempeñan en la empresa.