Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Habitantes de comunidades rurales del municipio de Bacalar, pidieron la recategorización de sus localidades, que les permita acceder a mayores obras sociales, porque consideran que no reciben la inversión que corresponde.

Manuel Jesús Tun Méndez, subdelegado de Altos de Sevilla, indicó que la normatividad municipal establece mínimo 500 habitantes para que las poblaciones sean consideradas delegaciones y en el caso de ellos, tienen casi 700 pobladores, pero mantienen la categoría de subdelegación.

También te puede interesar: Exigen en la comunidad de Allende la reparación de calles

Dijo que reciben mayor inversión las delegaciones, precisamente porque son consideradas de mayor población. Después de varios años, recibieron la pavimentación de varias calles que solicitaron desde la administración municipal pasada.

Indicó que las necesidades de las poblaciones crecen conforme aumenta su población y bajo este concepto es que incrementa la inversión, en materia de ampliación de red de agua potable, energía eléctrica y otros.

Por ese motivo ha buscado la re categorización de su comunidad, a fin de que sea reconocido el número de su población actual y le permita mayor atención en infraestructura, ya que requieren ampliación en las redes de distribución.

Señaló que recientemente junto con el presidente municipal, Alexander Zetina Aguiluz, dieron el banderazo de inicio de los trabajos de pavimentación de sus calles y otras obras que habían solicitado al Ayuntamiento desde la administración pasada.

Aurora Canché Mex, habitante de esa localidad, pidió a las autoridades de los tres niveles de gobierno, la implementación de programas de impulso a la actividad de las mujeres, porque la difícil situación económica que atraviesan las familias obliga que salgan de sus comunidades.

Dijo que las mujeres se han organizado para pedir la aplicación de huertos comunitarios o talleres de costura, pero hasta el momento no han recibido respuesta satisfactoria y las familias sufren desintegración, porque los padres o hermanos tienen que viajar a las grandes ciudades en busca de empleo.