Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El ejido Bacalar, recibe semanalmente tres reclamaciones de rectificación de límites de predios en la ciudad, por la “aparición” de supuestos nuevos dueños, que son ocasionados por mediciones catastrales incorrectas realizadas hace 24 años.

Filiberto Buitrón Hernández, presidente del comisariado ejidal, aclaró que para esas fechas no se hacían mediciones exactas, “el ejido dividía a ojo de buen cubero”, aunado que en el año 1994, la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) expropió 110 hectáreas de ese ejido, con imprecisiones en las medidas, que derivó en títulos a nombre de personas que no cuentan con la posesión, originando una supuesta duplicidad de propietarios.

También te puede interesar: Sospechan de invasores por incendio de terreno en Bacalar

Dijo que esto ha ocasionado inconformidad en personas que por varios años han habitado algún lote y se presenta otra persona para reclamar la propiedad amparado por otro documento expedido por esta instancia.

Indicó que cada semana acuden a ese núcleo ejidal persona con documentos de ocupación o títulos de propiedad para reclamar su propiedad, “se cita a ambas partes y se le da la razón a quien la tenga”.

Subrayó que es extensa la superficie que se encuentra en estas condiciones, (110 hectáreas), por lo que pueden “aparecer” por el centro pedagógico en las afueras de la ciudad, después del Libramiento o cualquier otro punto de la ciudad.

No obstante, aseguró que cualquier persona que ostenta alguna propiedad, debe tener primeramente una orden de ocupación por parte del ejido Bacalar, como primer dueño y seguido de la Corett, como segundo dueño, después de la expropiación.

Subrayó que es el mismo caso que están viviendo recientemente con el desaparecido IPAE, que se apropió de los terrenos que colindan con la Laguna de los Siete Colores y por el cual sostienen un conflicto legal para recuperarlos.

Los ejidatarios señalaron que la plusvalía que tienen los terrenos actualmente dentro de la ciudad, derivado del potencial turístico del destino, ha ocasionado que la “aparición” de dueños de los terrenos que hasta hace algunos años permanecían abandonados.