Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los maestros de educación inicial de la comunidad de Divorciados, imparten clases en una bodega, mientras su edificio se está desplomando a cuatro años de su construcción, porque fue edificado en un terreno pantanoso.

Magaly Catzín Caamal, promotora de educación inicial escolarizada del Conafe (Consejo Nacional de Fomento Educativo), señaló que hace dos años desocuparon el edificio que fue construido en el año 2014, porque con las lluvias se abrieron las paredes, el techo, y se sumió el suelo, por lo que autoridades de protección civil les pidió que lo desocupen porque representaba un riesgo.

También te puede interesar: Edificios escolares en Chetumal son vulnerables a temblores

La maleza ya cubrió gran parte del edificio que a simple vista se observa de reciente construcción. Se encuentra delimitada con malla, las ventanas todavía lucen sus persianas anticiclónicas y una cadena evita que cualquier persona ingrese. En algunas paredes se pueden observar algunos dibujos infantiles.

De acuerdo con los vecinos, advirtieron a tiempo a los responsables de la obra sobre las condiciones del suelo donde estaban levantando la construcción, pero hicieron caso omiso, “son las consecuencias de construir sin ningún tipo de planeación y la calidad de los materiales”, dijeron.

José Lenin de la Cruz Cauich Chí, quien vive enfrente del edificio, señaló que los niños sólo lo ocuparon un año, pero con las primeras lluvias el suelo se reblandeció y se comenzaron a abrir las paredes y el piso, por lo que llamaron a las autoridades de protección civil y tuvieron que desalojarlo.

Los 24 pequeños que cuentan entre seis meses a cuatro años de edad, reciben sus primeras enseñanzas en una pequeña bodega ejidal, que no cuenta con el espacio ni las condiciones suficientes para que reciben una educación de calidad, de acuerdo con los promotores.

Héctor Santín Gómez, presidente de la Sociedad de Padres de Familia, lamentó el desperdicio de recursos que se destinó para una obra mal planeada, que tanta falta hace en el municipio de Bacalar y sobre todo en las localidades.

Confió que se haga la investigación correspondiente y se deslinden responsabilidades a quienes estuvieron al frente de esta obra que seguramente la presentaron como una gran inversión “pero que seguramente la mayoría de ese dinero fue a parar en los bolsillos de unos cuantos”.