Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El personal y guardias de seguridad del Hospital Comunitario de Bacalar, impidieron que integrantes del Aval Ciudadano realicen encuestas sobre funcionamiento de ese nosocomio conforme a sus funciones, por motivos que desconocen.

María de Jesús Rodríguez Romero, integrante de este cuerpo ciudadano, reveló que en marzo pasado, suspendieron la encuesta que cada cuatro meses llevan a cabo en ese hospital, para conocer las carencias, deficiencias y la calidad de atención que brindan a los derechohabientes, los cuales presentan a las autoridades del mismo para mejorarlo.

También te puede interesar: Incrementan males estomacales en Bacalar

Dijo que dicho comité está integrado por ciudadanos bacalarenses, fue creado por la misma Secretaría de Salud como un termómetro para conocer el funcionamiento de los hospitales del Estado, cuyos integrantes están facultados para visitar los centros de salud que prestan, con el propósito de avalar las acciones a favor del trato digno que en ellas se llevan a cabo y garantizar que los informes emitidos por las instituciones estén apegados a la realidad.

Para ello llevan a cabo encuestas en diferentes áreas de atención del hospital, tales como consulta externa, urgencias, hospitalización, enfermería y otros, además que mantienen un buzón de quejas donde los ciudadanos pueden dejar sus comentarios sobre el servicio que reciben, pero esta ocasión no les permitieron realizar su función adecuadamente.

Dijo que en la última encuesta realizada el año pasado, los usuarios señalaron malestar en los tiempos de atención, calidad en el servicio, falta de medicamentos, falta de reactivos, cobro de medicamentos, cobro por traslado en ambulancia, mal trato por parte de enfermeras, entre otros.

Liliana López Torres, directora del Hospital Comunitario de Bacalar, enfatizó que existen áreas donde pueden pasar libremente y otras que no, como la de urgencias, en la parte de observación y otros sitios donde los pacientes se encuentran en curaciones o de parto.

Dijo que el traslado en ambulancia es un gasto que no cubre el Seguro Popular, ni cuentan con presupuesto para ello. Mientras que el buzón de quejas se abre quincenalmente, en presencia del gestor itinerante del Seguro Popular y gestor de calidad, un ciudadano en caso que alguno de ese comité no se encuentre y con ella, se sacan y se leen, mientras documentan con firmas y fotografías.