Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los productores de Bacalar pretenden rescatar el cultivo de chile jalapeño, a través de esquemas de tecnificación, porque el cambio climático les ha dado revés en la siembra de maíz.

Manrique Rodríguez Ventura, secretario general de la Confederación Nacional Campesina (CNC), indicó que se encuentran en la conformación de cooperativas en las poblaciones rurales para conseguir un crédito que les permita tecnificar determinada superficie de terreno en cada localidad.

También te puede interesar: Producción de chile jalapeño ‘enchila’ Quintana Roo

Dijo que los productores del municipio de Bacalar, están convencidos de la necesidad de apostarle a la siembra del picante, como una actividad alterna a la de maíz que por tradición se mantiene en el área rural, pero que cada vez resulta menos redituable para las familias

Indicó que actualmente la producción de este grano apenas alcanza para el autoconsumo, lo que imposibilita a las familias la posibilidad de comercializar para obtener recursos y solventar otros gastos.

Los últimos dos años, han sufrido revés con el cambio climático que imposibilita sembrar en las temporadas tradicionales, ya que las lluvias se presentan de manera imprevista o por el contrario, la intensa sequía que acaba con todos los cultivos, agudizando la necesidad en el campo.

Subrayó que el cultivo del picante, hasta hace unos ocho años, fue una actividad que mantuvo bonanza en varias comunidades rurales, donde se dedicaron a ello, pero la saturación del mercado acabó con los precios y el cultivo se desplomó.

Indicó que actualmente, se mantiene el cultivo del chile jalapeño en comunidades como Nuevo Jerusalén, Tierra Negra, Huatusco y San Román del municipio de Bacalar, aunque en menor escala.

Herminia Cachón Tec, de la comunidad de Miguel Hidalgo, cultiva hectárea y media del picante, que utiliza para vender en conservas o para mezclar para la preparación de relleno negro en mercados de Chetumal.

Dijo que es una verdadera opción para los productores del municipio de Bacalar, porque requieren una actividad alterna que les permita obtener ingresos para solventar sus necesidades básicas, de otra manera, la economía de las localidades se encuentra estancada.