Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El organizador del Paddle Maratón, Gunnar Jentzsch, publicó en redes sociales la cancelación de dicho evento anual, que fue implementado como atracción turística en temporada baja. El año pasado generó ocupación hotelera del 95%.

David Martínez Sánchez, empresario hotelero del Pueblo Mágico, lamentó la cancelación de dicho evento, que consideró, “iba creciendo y posicionándose en el gusto de nuestros visitantes, constituía un atractivo y su consiguiente derrama económica en fechas tradicionalmente bajas”.

También te puede interesar: Eventos deportivos, gancho para atraer turismo

Explicó que al igual que el Maratón Aguas Abiertas, el Triatlón y Medio Maratón, que se llevan a cabo en diferentes fechas de temporada baja en la cabecera municipal, fueron establecidos para motivar afluencia turística y proporcionar oxigenación a las empresas locales.

El año pasado participaron alrededor de 200 competidores que atrajo medio millar de visitantes y dejó una derrama económica aproximada a los dos millones de pesos en los dos días que duró la competencia.

Corina Vázquez Jansen, directora de Turismo Municipal, aseguró que el evento se pospuso para el mes de noviembre por cuestiones personales de los organizadores y negó su cancelación, porque se trata de uno de los eventos deportivos masivos que se han convertido en tradición y atracción turística para el Pueblo Mágico.

En dicha justa deportiva pueden participar desde balsas, caonas y kayacs, entre otras embarcaciones que puedan ser impulsadas por un remo, los cuales se dividen en varias categorías donde podrán participar los competidores de edades varias.

El Paddle Maratón, inició en el año 2014, con la participación de aproximadamente 80 competidores y en ediciones posteriores fue creciendo en número, hasta convertirse en una tradición en el Pueblo Mágico.

De acuerdo con los prestadores de servicios turísticos, los días que se celebró dicho evento, fu notoria la presencia de visitantes del centro del país que gustan de este deporte que no registra ningún tipo de impacto en el ecosistema lagunar.