Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Un grupo de trabajadores, rehabilita las bancas y mesas de madera instalados a un costado del Fuerte, porque se encontraban en deplorables condiciones y presentaban mala imagen al turismo.

Nicanor Piña Ugalde, señaló que desde el año pasado se encontraba deteriorada la mueblería de madera en esa zona, una de las más visitadas por los paseantes, ya que se ubica a un costado del Fuerte y camino hacia la laguna.

También te puede interesar: 'Aparecen' 40 lanchas piratas en Bacalar

Consideró que se debe entregar la obra al Ayuntamiento de Bacalar, para que reciba mantenimiento constante, ya que el constante uso y el material que está elaborado, requieren de constante rehabilitación para evitar que se destruya, como sucedió.

El parador turístico, como lo conocen los bacalarenses, se encuentra entre la avenida costera y el parque central, a un costado de El Fuerte, donde los turistas toman una pausa a su recorrido bajo los frondosos árboles.

Las familias locales lo ocupan para ingerir sus alimentos, ya que se encuentra cerca de los balnearios o tras una visita al Museo del Fuerte. Sin embargo, desde mediados del año pasado las maderas cedieron a la humedad y se desvanecieron, mientras que las bancas del mismo material terminaron en el suelo y sólo quedaron de pie algunas estacas que formaban parte de la base.

Artemio Náhuatl Balam, antiguo habitante de Bacalar, lamentó el descuido en que constantemente se mantiene ese espacio. Consideró que parte de los ingresos que la Secretaría de Cultura obtiene de las entradas al Fuerte, se deben destinar para mejorar esa zona.

Queda pendiente por rehabilitar, más de 10 maceteros de madera y bancas del mismo material, ubicadas alrededor de la fortificación y sobre la avenida Costera que no han sido reparadas.

La mayoría lucen como ataúdes, porque sólo queda la estructura de madera de aproximadamente metro y medio de largo por 50 centímetros de ancho, que causa curiosidad entre los visitantes, porque sólo están rellenados con tierra, ya que ni plantas se observan, señaló el poblador.